San Pedro Damián



Pedro Damián, nació en el año 1007 en Rávena, Sacro Imperio Romano Germánico; y falleció en la fecha 23 de febrero de 1072, Faenza, Sacro Imperio Romano Germánico.

Estas noticias son poco dignas de fe, acerca de los rigores que en cierta parte de su vida empleo con uno de sus hermanos mayores. Ahora bien, es cierto que su hermano segundo que lleva por nombre Damián, hizo con el como si fuera su padre y le trato de ofrecer la mejor formación posible en Rávena, Faenza y también en Parma; por lo visto, hizo esto en agradecimiento y de ahí en adelante tomó su nombre. Cuando tenía 25 años de edad, él era profesor en Parma y luego se trasladó hacia Rávena.

Tuvo una inclinación hacia retirarse, lo cual le dio un empujón hacia la soledad. Posteriormente le ordenaron como sacerdote en su ciudad de nacimiento, y en el año de 1035 se fue hacia Fonte Avellana, aquí se unió con varios ermitaños, los cuales le ayudaron a entrar de lleno en una vida anacoreta.

De inmediato se tuvieron algunos tipos de trastornos corporales, estos le obligaron a que mitigara los rigores de inicio, y se pudo dedicar sobre todo a los estudios. Fue elegido como prior en el año 1043, y comenzó a ordenar su vida poco a poco y de forma definitiva, buscando siempre la consagración de Fonte Avellana, con lo cual ya tenía a su cargo varios grupos de ermitaños.

Realmente tenía una especie de sistema de vida monástica, en donde hacia una mezcla de una vida contemplativa y mucha soledad, penitencias en el cuerpo y una vida cenobítica, todos los grupos trataban de ir en la misma dirección.

Obra en la iglesia, de Pedro Damián

Pedro Damián tuvo varias obras dentro de la iglesia, pero especialmente la que tuvo en forma de organizador de una nueva vida del tipo monástica, fue la que más le dio resultados importantes, incluso se sabe que logro disponer de varios discípulos, por ejemplo, tenemos a su biógrafo San Juan de Lodi.

Pasaron varios años en los cuales mantuvo contacto con varios monasterios, o también con grupos de otras ordenes monásticas, incluso se dice que tuvo mucho contacto con elementos seculares. A todos ellos les infundio con muchas ansias el ser perfectos y reformarse.

Tenía diversos tipos de cartas y escritos, los cuales pertenecían a la etapa de su actividad, lo cual le permitió manifestarse en forma de reformador. En 1045 se contactó con la curia romana, y colaboro directamente en una reforma general de toda la iglesia. Se considera a Pedro Damián como una de las personalidades más ilustres dentro de lo que respecta a la reforma eclesiástica que hubo en el siglo XI.

Oración a San Pedro Damián

San Pedro Damián fue un ejemplo de vida en el catolicismo, el siempre impulsaba a mantener el celibato y cumplir todos los estatutos. Con esta oración, nosotros podemos pedirle que nos ayude a ser así con nuestro Dios, y a cumplir, así como deben de ser los sacerdotes.

San Pedro Damiani: consíguenos de Dios la gracia de que nuestros sacerdotes y obispos sean verdaderamente santos y sepan cumplir fielmente su celibato, y a nosotros los laicos concedenos la gracia de entender el camino de Jesús nuestro redentor, para ser fieles a su mandado, en el nombre del espíritu Santo que todo lo fortalece Amen.

Otros doctores de la Iglesia:

San Alberto Magno
San Alfonso Ligorio
San Ambrosio
San Anselmo
San Atanasio
San Basilio Magno
San Beda el Venerable
San Bernardo de Claraval
San Buenaventura
Santa Catalina de Siena
San Cirilo de Alejandría
San Cirilo de Jerusalén
San Efrén de Siria
San Francisco de Sales
San Gregorio Magno
San Gregorio Nacianceno
San Hilario de Poitiers
San Isidoro de Sevilla
San Jerónimo
San Juán Crisóstomo
San Juán Damasceno
San Juán de la Cruz
San León Magno
San Lorenzo de Brindis
San Pedro Canisio
San Pedro Crisólogo
San Pedro Damián
San Roberto Belarmino
Santa Teresa de Avila
Santa Teresa de Lisieux
Santo Tomás de Aquino
San Antonio de Padua
San Pedro Damián
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese