San Juan de la Cruz



Juan de la Cruz nació el 24 de junio de 1542 en Fontiveros, Ávila; y falleció el 14 de diciembre de 1591 en Úbeda, Jaén.

Se llamaba Juan de Yepes Álvarez, nacido dentro de una familia de personas conversas (ya que eran descendientes de judíos que ya se habían convertido al cristianismo), era hijo de un tejedor toledano que llevaba por nombre Gonzalo de Yepes, y su madre era Catalina Álvarez.

Él tenía dos hermanos que eran mayores que él, sus nombres eran Francisco y Luis. Su padre falleció cuando apenas tenía la edad de 4 años, esto no fue algo muy bueno para la familia, de hecho, los dejo un poco complicados. Cuando cumplió 6 años, también murió su hermano Luis, no sabemos a qué se debía, pero se piensa que por mala alimentación. Su madre y los dos hijos que quedaron, tuvieron que padecer de una pobreza muy fuerte, esto les obligo a tener que trasladarse hacia Arévalo, en este lugar pudieron vivir un tiempo de 4 años, y luego se pasaron hacia Medina del Campo.

Debido a su condición de pobreza, Juan de la Cruz tuvo la oportunidad de asistir al Colegio de niños de la doctrina, este fue un privilegio al que accedió obligado a cumplir algunas contraprestaciones, por ejemplo, siempre tenía que ir al convento, ayudar en las misas y oficios, acompañar a entierros y tener que pedir limosna.

Recibió una formación mínima con la cual pudo estar capacitado para poder continuar con su formación, esto fue en el colegio de los jesuitas, el cual había sido recientemente creado, lo cual se convirtió en su base de humanidades.

San Juan de la Cruz y su aporte a la iglesia

Cuando tenía una edad de 21 años, es decir en el año 1563, consigue ingresar al convento de Padres Carmelitas de Medina del Campo, esto se encontraba bajo la orden de los Carmelitas, y le hacen adoptar como nombre “Fray Juan de San Matías”. Posteriormente a haber llevado a cabo el noviciado entre los años de 1563 y 1564 en el convento de Santa Ana, llega a cambiarse hacia Salamanca, aquí procede a continuar con sus estudios, y en los años de 1564 a 1567, toma tres cursos que le permiten salir como bachiller en artes.

Juan llega a convertirse en un formador de los principales para adeptos nuevos a la reforma carmelitana. En el año de 1572 hace un viaje junto a Teresa de Jesús, a un convento llamado “Encarnación” en Ávila, aquí toma el rol de tareas de vicario y también en forma de confesor de las monjas. Se queda aquí hasta que llegue los finales del año 1577, y se encarga también junto a la madre Teresa de la fundación de varios conventos importantes.

Oración a San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz nos enseñó a través de su vida que, aunque seamos despreciados siempre Dios puede darnos algo importante para nosotros, tenemos que tener mucha paciencia y esperar.

Vuestro emblema fue siempre padecer y ser despreciado. ¡Oh, si pudiese yo al menos resignarme en mis tribulaciones, ya que no soy tan generoso como tu en el padecer y ser despreciado! A ti, pues, que en tantos sufrimientos fuisteis siempre paciente, resignado y gozoso, a ti me encomiendo para que me enseñéis a resignarme en mis muchas penas. Tampoco me faltan fuertes pesares y pesadas cruces, y muy a menudo cansado y desalentado me quedo…, me abato…, y caigo. Ten compasión de mí, y ayúdame a llevar con resignación y gozo mis cruces, con la mirada siempre vuelta al cielo. Os tomo por protector mío, por mi maestro y mi guía aquí en la tierra, para ser vuestro compañero en la patria del Paraíso. Amén.

 

Otros doctores de la Iglesia:

San Agustín
San Alfonso Ligorio
San Anselmo
San Basilio Magno
San Bernardo de Claraval
Santa Catalina de Siena
San Cirilo de Jerusalén
San Francisco de Sales
San Gregorio Nacianceno
San Isidoro de Sevilla
San Juán Crisóstomo
San León Magno
San Pedro Canisio
San Pedro Damián
Santa Teresa de Avila
Santo Tomás de Aquino

Dejar una respuesta