El Credo CatólicoOración Del Credo – [VERSIÓN VERDADERA]



El Credo es la oración recitada durante la liturgia cristiana, es decir, durante la celebración de la comúnmente llamada “misa”, en la que los cristianos confirman su fe en Dios y en los dogmas de fe cristianos, esta oración se realiza desde finales del siglo V.

el credo
Esta reafirmación de la fe, relata la historia de Jesucristo.  Su paso por la tierra, su sufrimiento y entrega a la salvación de los seres humanos. Es una oración llena de poder. Compromete a quien la pronuncia creer en todos los pasajes bíblicos que cuentan la historia de Jesús, donde se encuentra la historia de cómo empezó todo, y como Dios entregó a su único hijo para que todos purgáramos nuestros pecados.

Tiene diferentes formas de ser recitado, dependiendo del rito que se esté practicando en ese momento. Sus variantes pueden ser el credo anglicano y el bizantino, que se rezan dependiendo de los delineamientos de cada iglesia.

Credo implica creer en Dios, creer en la iglesia, y reafirmar la fe, por eso los cristianos lo rezan. Por ello es considerado un credo católico.

A continuación, las diferentes versiones de la oración del credo y su explicación:

El Credo corto o credo de los Apóstoles:


Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén.

Credo Largo, completo o credo niceno constantinopolitano:

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras,y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos,y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.
Amén.

Analizando el credo

Que significa que creo en Dios padre.

Que implica decir que creo en Jesucristo, hijo único de Dios.

Por qué decimos creo en el Espíritu Santo.

Vídeo con las diferentes versiones del credo (incluye audio):


 

Historia del Credo

La historia del credo, comienza en el Siglo V, donde que era recitado y empleado en Antioquía en las liturgias, y ...
Leer Más

Creo en el Espíritu Santo

684 El Espíritu Santo con su gracia es el "primero" que nos despierta en la fe y nos inicia en ...
Leer Más

Creo en Jesucristo, hijo único de Dios

422. "Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ...
Leer Más

Creo en Dios padre

198 Nuestra profesión de fe comienza por Dios, porque Dios es "el primero y el [...] último" (Is44,6), el principio ...
Leer Más

La respuesta del hombre a Dios

142 Por su revelación, «Dios invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor y mora con ...
Leer Más

Dios al encuentro del hombre

50 Mediante la razón natural, el hombre puede conocer a Dios con certeza a partir de sus obras. Pero existe ...
Leer Más

El hombre es capaz de Dios

26 Cuando profesamos nuestra fe, comenzamos diciendo: "Creo" o "Creemos". Antes de exponer la fe de la Iglesia tal como ...
Leer Más

Aparte de conocer el Credo, quizá pueda interesarte:

Oraciones cristianas para tener un día bendecido:

Ser cristiano es alegría y tranquilidad a nuestro ser. Por ello, debemos empezar bien el día, siempre de la mano de Dios. Para esto debemos rezar la oracion de la mañana, cada día al despertar.

En cada actividad que realicemos, debemos ir con fe en Dios de que regresaremos bien a casa. Para que cuide a nuestra familia y amigos, debemos hacer oración al espiritu santo. De esa manera, nuestro andar será bendecido y nos sentiremos seguros a donde quiera que vayamos.

Debemos estar agradecidos con Dios por cada día de vida que nos regala. Para terminar bien nuestra jornada e irnos a la cama con paz en nuestro corazón, sabedores de que hemos alabado y agradecido a nuestro padre, debemos hacer la oracion de la noche.

Para acompañar cada oración, podemos también añadir un credo. Nunca está de más refrendar nuestra fe y amor por la iglesia católica.

Formas de entender la vida cristiana:

Muchas veces necesitamos saber más sobre la religión. Deseamos entender mejor y sentir el amor de Dios y la compañía de sus ángeles. Para calmar estas aflicciones, Dios nos ha proporcionados Doctores de la Iglesia. Ellos nos ayudarán a interiorizar qué es ser cristiano y cómo podemos agradar a a nuestro Padre.

Una de las mejores formas de ganarnos el reino de los cielos, y ser agradables antes los ojos del Señor, es realizando obras de misericordia. Porque ser cristianos  no es solo acercarnos ala iglesia y rezar el credo. Ser cristiano es un acto de fe y de amor hacia el prójimo.

Una de las vírgenes que más peticiones recibe es la virgen de Guadalupe. Pidamos con fe y ella atenderá los deseos más grandes y anhelos más urgentes. Pidiendo a santos que están justo a Dios, evitaremos caer en el error de pedir a esos que a él no le agradan; tal es el caso de la santa muerte.

Quizá estés interesado en: