San Cirilo de Jerusalén



Cirilo de Jerusalén nació en el año 315 y falleció en el año 387 en Jerusalén.

No se sabe demasiado acerca de su vida antes de que llegara a convertirse en obispo, pero aquí tenemos un poco de información. El lugar en el cual nació es desconocido, sin embargo, se dice que podría ser Cesarea Marítima. Se dice que habría sido ordenado por parte del obispo Macario de Jerusalén, en forma de diacono en el año 335, posteriormente se convirtió en sacerdote (unos 10 años después) gracias a Máximo.

Él siempre se inclinaba por la paz de una manera natural, le gustaba mucho que hubiera siempre conciliación, y al principio se colocaba siempre en una posición bastante moderada.

Tomo la decisión de separarse del metropolitano, Cirilo luego tomo como su partido a los Eusebianos, estamos hablando de los que se consideraban como el “ala derecha” del post-concilio de Nicea, esto le hizo entrar en varias dificultades con sus superiores, todavía crecieron más cuando se le relaciono con los celos de Acacio, debido a que se le dio mucha importancia a Cirilo dentro del Concilio de Nicea.

Luego se llevó a cabo un concilio bajo influencia de Acacio, tuvo lugar en el año 358, y Cirilo fue depuesto y se le hizo retirarse a la fuerza hacia Tarso. Durante estos tiempos, de manera oficial se dedicaba a la venta de propiedades de la iglesia, con esto pretendían darles ayuda a las personas más necesitadas, sin embargo, se decía que la motivación principal era que Cirilo diera clases de doctrina nicena.

Lo que hizo San Cirilo de Jerusalén en la iglesia

Su teología no estaba definida de manera muy clara dentro de la fraseología, no hay duda que había una adhesión directa hacia la ortodoxia nicena. Sabemos que hay otros puntos en los cuales tiene un poco de terreno ordinario de los Padres Orientales, podremos notar el énfasis que hace en el libre albedrio, y también ofrece una visión distinta sobre el pecado. El consideraba que el pecado surgía como una consecuencia de tener demasiada libertad, y no que era algo natural del ser humano, para él la causa estaba lejos del cuerpo, este solamente era un instrumento para el pecado. La única forma de limpiarse del pecado, según él, era a través del arrepentimiento, y esto lo incita de manera muy grande.

Su visión dentro de la iglesia, era por medio de una concepción extremadamente moralista. El creía en la doctrina de la resurrección, pero no de forma tan realista como lo hacían ver otros padres, él tenía una concepción de la iglesia de manera empírica, a saber, la iglesia católica se convierte en la verdadera, la que está siendo pretendida por Cristo y la que busca que se cumpla todo lo que cita el antiguo testamento.

Oración a San Cirilo de Jerusalén

San Cirilo nos daba unas enseñanzas muy fuertes acerca de la importancia de tener una comunión fuerte con él, para él era indispensable que fuéramos uno solo con Cristo.

¡Oh María, sin pecado concebida, por tu inmensa bondad y tierna misericordia te pido por todos los enfermos que te invocan con confianza! ¡Oh Madre piadosa, a quien la Iglesia llama confiada ¡Salud de los enfermos! Aquí me arrodillo implorando tu poderosa intercesión.
Lo que tantos afligidos obtenían por la palabra y los signos de tu Hijo Jesucristo, lo reciba este queridoenfermo …………………., a quien te encomiendo, mediante la aplicación de tu bendita Medalla.
Que su eficacia, tantas veces probada y reconocida en todo el mundo, se manifieste una vez más: para que cuantos seamos testigos de este nuevo favor tuyo, podamos dar testimonio agradecidos y exclamar:

¡El Señor y la Medalla Milagrosa le han curado!

Otros doctores de la Iglesia:

San Agustín
San Alberto Magno
San Alfonso Ligorio
San Ambrosio
San Anselmo
San Atanasio
San Basilio Magno
San Beda el Venerable
San Bernardo de Claraval
San Buenaventura
Santa Catalina de Siena
San Cirilo de Alejandría
San Cirilo de Jerusalén
San Efrén de Siria
San Francisco de Sales
San Gregorio Magno
San Gregorio Nacianceno
San Hilario de Poitiers
San Isidoro de Sevilla
San Jerónimo
San Juán Crisóstomo
San Juán Damasceno
San Juán de la Cruz
San León Magno
San Lorenzo de Brindis
San Pedro Canisio
San Pedro Crisólogo
San Pedro Damián
San Roberto Belarmino
Santa Teresa de Avila
Santa Teresa de Lisieux
Santo Tomás de Aquino
San Cirilo de Jerusalén
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese