Santa Teresa de Lisieux



Su nombre es Teresa de Lisieux, nació en la fecha del 2 de enero de 1873 en Alenzón, Francia; y falleció en el 30 de septiembre del año 1897, en Lisieux, Francia.

Luego de dos días de haber nacido, ella fue bautizada, estamos hablando de la fecha del 4 de enero de 1873, esto se llevó a cabo en la iglesia llamada “Nuestra señora de Alenzón”. Tenía unos padrinos llamados Paul Boul y su hermana mayor María.

En ese mismo año, pero en el mes de marzo, casi muere y se tuvo que dejar al cuidado permanente de una enfermera llamada Rosa Taillé, la cual ya tenía la experiencia de cuidar este tipo de situaciones. La mejora fue muy pronta, comenzó a crecer en la campiña normanda, estamos hablando de la Granja Semallé, esto se encuentra casi a 8 kilómetros de distancia.

Cuando toma la decisión de volver hacia Alencon, recibe una buena acogida de parte de su familia, estos le demostraron mucho afecto. Es una persona muy juguetona y sobre todo traviesa, sin embargo, en ciertas ocasiones suele llorar y emocionarse demasiado. Cuando Teresa habla de sí misma, siempre hace referencia a estos tiempos como los más felices de su vida.

Sus comienzos en la iglesia

En el año de 1883, Teresa ya puede regresar al colegio, pero se comienza a meter en la cabeza la idea de tomar clases de catecismo. Durante cada semana, vemos como escribe una gran cantidad de oraciones con las cuales busca ofrecer un servicio a Jesús, Teresa las sigue todas al pie de la letra. En la fecha del 8 de mayo del año de 1884, Teresa comienza llevando a cabo su primera comunión, esto tiene lugar en la iglesia del colegio de Benedictinas ubicado en Lisieux.

Mientras se llevaba a cabo la misa, de pronto Teresa comienza a llorar de muchísima alegría, no tenía tristeza, sino que estaba describiendo un encuentro místico de primer amor, el cual lo explico así: “La primera vez que Jesús me da un beso al alma, no hay duda, un beso de amor, que me hizo sentir muy amada y yo le dije también te amo y me entrego a ti para siempre”. Sin duda que hubo algo muy profundo ese día que cambio todo para Teresa.

En un 14 de junio del año de 1884, recibe la confirmación de parte del obispo llamado Abel Antoine – Flavien Hugonin, este pertenece a Lisieux. Su madrina de confirmación es su hermana en carne Leonia. Cuando ella ya recibe dentro de sí al Espíritu Santo, entonces se maravilla muchísimo por el “Sacramento de amor”, al punto que ella se siente segura que tendrá la fuerza suficiente para poder sufrir.

Se convierte en santa

Ella tiene la oportunidad de ingresar en un proceso apostólico, este fue mandato de la Santa Sede y tuvo su comienzo en Bayeux en el año de 1915. El proceso se retrasa debido a la guerra y finaliza en el año de 1917. En esos tiempos era necesario que pasaran 50 años posteriormente a la muerte de una persona que era candidato a ser canonizada, sin embargo, Benedicto XV quien era el papa actual quita ese periodo para Teresa. Se promulga en 1921 sus virtudes heroicas.

Se presenta y se aceptan las curaciones milagrosas que ella tuvo, y es beatificada un 29 de abril del año 1923.

Oración a Santa Teresa de Lisieux

A Santa Teresa de Lisieux podemos hacerle oraciones en las cuales le pidamos ayuda para llevar la cruz de nuestras cargas, ella sabe lo que es eso, y no dudará en interceder ante Dios con nosotros por eso, y nos ayudará en el momento que más lo necesitamos.

Oh bienaventurada Santa Teresita del Niño Jesús, que habéis prometido hacer caer una lluvia de rosas, desde el cielo, dirigid a mí vuestros ojos misericordiosos y escuchadme en mis múltiples necesidades. Grande es vuestro poder porque Dios os ha hecho grande entro los santos del cielo.

Os suplico, pues, oh mi amable protectora, me alcancéis de Dios las gracias que os pido, siempre que sea para mayor honra de Dios y salvación de mi alma. Os suplico de un modo especial que me hagáis participar de las rosas que nos habéis prometido, apartando mi corazón de las vanidades y placeres caducos de esta vida, y enseñándome a amar a Jesús y a María con amor verdadero, para que así pueda un día gozar con vos de la eterna bienaventuranza. Así sea.

Otros doctores de la Iglesia:

San Agustín
San Alfonso Ligorio
San Anselmo
San Basilio Magno
San Bernardo de Claraval
Santa Catalina de Siena
San Cirilo de Jerusalén
San Francisco de Sales
San Gregorio Nacianceno
San Isidoro de Sevilla
San Juán Crisóstomo
San Juán de la Cruz
San Lorenzo de Brindis
San Pedro Crisólogo
San Roberto Belarmino
Santo Tomás de Aquino
Santa Teresa de Lisieux
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese