San León Magno



León I el Magno, nació en el año 400 en Toscana, Italia; y su fallecimiento se dio el 10 de noviembre del 461 en Roma, Italia.

León I El Magno y su relación con la iglesia

Es el primero de tres papas a los cuales se les llega a dar el apodo de “El Grande”, León está situado dentro de la historia como uno de los diáconos de Roma que trabajaba bajo el pontificado del papa Celestino I, se llegó a convertir en un diplomático muy destacado con el papa Sixto III, este recibió una petición de parte del emperador Valentiniano III, quien decide enviarle a Galia para poder resolver los enfrentamientos que hay entre Aecio, el magistrado Albino y el comandante militar de la provincia.

Dentro de la misión anteriormente mencionada, podíamos encontrar a León, el cual posteriormente al fallecimiento del papa Sixto III, conoce su elección en forma del nuevo pontífice, esto sucedió en la fecha del 19 de julio del año 440. En estos momentos se dirige hacia la ciudad de Roma para su consagración, la cual se lleva a cabo el 29 de septiembre.

Se dedica de forma exitosa al combate del maniqueísmo por medio de la celebración de varios concilios, esto se había llegado a extender desde África hasta Italia.

Pontificado de San León Magno

Mientras León Magno dedica su vida al pontificado, se llega a celebrar el Concilio de Calcedonia en el año 451, con ello se proclamó la divinidad y también la humanidad de Cristo. Se afirmaron varias herejías, las cuales sostenían que había una separación entre El Padre y El Hijo, tiempos en los cuales se consideraba inferior al Padre, aquí León aportó al restablecimiento de la tradición ortodoxa, por medio de una carta dogmática celebre hacia Flaviano, esta fue aprobada por el concilio y hasta se llegó a decir “Pedro está hablando por medio de León”.

Dentro de su pontificado, podremos encontrar una gran cantidad de sucesos, pero digamos que el más conocido de ellos fue un encuentro que tuvo en el año 452 en la ciudad de Mantua, lugar donde se vio con Atila, el rey de los hunos, estos habían hecho una invasión en la parte norte de Italia, y habían logrado que el emperador Valentiniano III tuviera que abandonar la corte de Rávena, y dirigirse hacia Roma para refugiarse.

León Magno tuvo la oportunidad de lograr convencer a Atila, pensando en que no haga marcha sobre Roma, y que consiga que todo su ejército se retire posteriormente a la firma de un tratado de paz que se llevó a cabo con el Imperio Romano, por supuesto que, para lograr este acuerdo había que hacer el pago de cierto tributo.

Oración a San León Magno

Si algo caracterizó a San León Magno, fue su gran propósito y empeño en que la iglesia no cambiara sus tradiciones o sus enseñanzas base, siempre batallo para mantener las cosas dentro de lo correcto. Por eso nosotros podemos hacer oraciones en donde le pidamos a Dios que nos permita tener su mismo espíritu.

Oh Dios, tú que no permites que el poder del infierno derrote a tu Iglesia, fundada sobre la firmeza de la roca apostólica, concédele, por los ruegos del papa san León Magno, permanecer siempre firme en la verdad, para que goce de una paz duradera. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén

Otros doctores de la Iglesia:

San Alberto Magno
San Ambrosio
San Atanasio
San Beda el Venerable
San Buenaventura
San Cirilo de Alejandría
San Efrén de Siria
San Gregorio Magno
San Hilario de Poitiers
San Jerónimo
San Juán Damasceno
San Lorenzo de Brindis
San Pedro Crisólogo
San Roberto Belarmino
Santa Teresa de Lisieux
San Antonio de Padua
San León Magno
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese