San Gregorio Magno



Su nombre es Gregorio Magno, y nació en el año 540 en Roma, Imperio Romano; fallece el 12 de marzo del año 604 en Roma, Imperio Romano.

Su nacimiento se dio dentro de un entorno familiar muy rico, ellos se habían convertido al cristianismo hace mucho tiempo atrás, podremos mencionar a su bisabuelo, el cual se llamaba “Félix III”, también su abuelo era Félix IV y dentro de su familia también tenía 2 tías de parte de padre que habían sido monjas. Gregorio en realidad había sido designado para una carrera del tipo secular, por tal motivo, tuvo la oportunidad de recibir una formación intelectual bastante sólida.

Cuando apenas era un joven, él tenía una gran dedicación hacia la política, y en el año de 573, tuvo la oportunidad de obtener un puesto en forma de prefecto de Roma, estamos hablando de la dignidad civil más alta a la que podría aspirar. Sin embargo, él era muy inquieto y no quería hacer una mezcla de su vocación religiosa con la vida pública, por tal motivo dejo el cargo y mejor procedió a convertirse en monje.

Lo que hizo San Gregorio Magno dentro de la iglesia

Luego de que su padre había muerto en el año 575, se dedicó a hacer una transformación a la residencia familiar que estaba ubicada en Monte Celio, esta fue convertida en un monasterio, todo bajo la advocación de San Andrés (con el pasar del tiempo ahora podemos encontrarnos con la iglesia de San Gregorio Magno).

Hizo trabajos de forma constante, todo pensando en poder propagar la regla benedictina, posteriormente también tuvo la oportunidad de poder fundar hasta 6 monasterios, aprovechó al máximo todas las posesiones familiares que tenían en Roma y también en Silicia.

Fue hasta el año 579, cuando el papa Pelagio II tuvo la oportunidad de ordenarlo como diacono, entonces procedió a enviarlo en forma de apocrisiario (algo considerado como una suerte de embajador) directo hasta Constantinopla, aquí se pudo quedar durante un tiempo de hasta 6 años, y le sirvió para poder establecer unas excelentes relaciones con la familia de Mauricio el emperador, y también con otros miembros de las familias senatoriales de Italia, ellas habían logrado establecerse en la capital de oriente.

Luego, Gregorio retorno hacia Roma entre los años 585 y 586, se retiró otra vez al monasterio. Posteriormente, hizo la solicitud para poder obtener un permiso para evangelizar en una isla. Sin embargo, todo el pueblo de Roma se dio cuenta de las intenciones que tenía, y esto hizo que le solicitaran al Papa que no le diera permiso. Se quedó como el secretario de Pelagio II, y cuando este falleció lo sucedió como el pontífice.

Oración a San Gregorio Magno

San Gregorio Magno nos dio unas enseñanzas muy valiosas, al punto que era muy querido por todo el pueblo debido a que él siempre velaba por ellos, y por eso nosotros hacemos esa oración a San Gregorio Magno, pidiéndole que interceda por nosotros con ese Espíritu de sabiduría único que tiene.

Señor Dios,
que cuidas a tu pueblo con ternura
y lo gobiernas con amor.
Te pedimos que, por intercesión
del Papa San Gregorio Magno,
concedas el Espíritu de sabiduría
a quienes has establecido
como maestros y pastores de la Iglesia,
para que así el progreso de los fieles
constituya el gozo eterno de sus pastores.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Otros doctores de la Iglesia:

San Alberto Magno
San Alfonso Ligorio
San Ambrosio
San Anselmo
San Atanasio
San Basilio Magno
San Beda el Venerable
San Bernardo de Claraval
San Buenaventura
Santa Catalina de Siena
San Cirilo de Alejandría
San Cirilo de Jerusalén
San Efrén de Siria
San Francisco de Sales
San Gregorio Magno
San Gregorio Nacianceno
San Hilario de Poitiers
San Isidoro de Sevilla
San Jerónimo
San Juán Crisóstomo
San Juán Damasceno
San Juán de la Cruz
San León Magno
San Lorenzo de Brindis
San Pedro Canisio
San Pedro Crisólogo
San Pedro Damián
San Roberto Belarmino
Santa Teresa de Avila
Santa Teresa de Lisieux
Santo Tomás de Aquino
San Antonio de Padua
San Gregorio Magno
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese