La Parábola de los dos Hijos



Las parábolas gozan de una característica particular como lo es llegar a un a finalidad en común asumiendo de una cosa en otra, o expresarla de una forma de conocimiento y aprendizaje para cualquier circunstancia diaria.

La verdad espiritual ha de prevalecer ante alguna situación de pesar, dolor o injusticia, teniendo siempre presente que la disposición de Dios velará por la paz de la humanidad que son sus hijos.

Jesús era un ser repleto de bondad, capaz de sacrificarse por la humanidad buscando represión y perdón ante todos los pecados.

El Reino de los Cielos es un lugar que se considera como exclusivo solo para las personas merecedoras que siguiesen los pasos de para con El Creador.

Lo que las Parábolas nos enseñan

Propiamente las parábolas expresan como deben los comportamientos en el Reino de los Cielos donde más que darlo a conocer a través de las acciones de Cristo es preciso que este infundiese como construirlo.

A medida de la reforma del pensamiento de la sociedad y más allá de eso su comportamiento. La tarea más difícil para este representaba que el prójimo entendiera que su semejante es eso justamente, igualitario en la justicia, en el amor dado por el Padre a su hijo, el perdón y retractarse por los hechos indebidos donde las consecuencias no son solo del alcance físico sino que haya tocado los corazones de forma dolorosa; la lección más dura de aprender.

Esto contrajo así que en las parábolas quedara reflejada la racionalidad de manera que obligase o indujese a la sociedad a tener un cambio verdadero, replanteando así sus perspectivas de aspectos que definen un sociedad como la moral, las costumbres, la tolerancia, el perdón, el entendimiento, la importancia de las cualidades que por muy pequeñas que sean caracterizan a una persona en particular.

Reflexionemos con la Parábola

Muchas veces es más simbólico el relato de las parábolas por lo que su comprensión resulta en ocasiones desconcertante. Se debe claro, que las circunstancias son contadas en primera o tercera persona, donde muchos se preguntan “¿Jesús lo vivió? ¿Solo es una vivencia ajena adaptada a el Reino de los Cielos?”

Para ser más comprensible desde este punto, ha de comprender el todo como El Reino donde Jesús induce a las acciones que finalmente dejara una moraleja o simplemente harán revivir en cualquier que los oiga situaciones que ha atravesado, haciéndolos reconsiderar si actuaron de buena fe.

La parábola de los dos hijos es una muestra clara de una situación típica de las enseñanzas de Jesús para infundir la paz y la fraternidad a través del reino de los cielos colocándolos a disposición de cualquier su acceso, si las intenciones son sinceras desde el alma, dejándose guiar por el poder espiritual.

Versículos de la Parábola de los dos Hijos:

Mateo 21:28-32
28 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.

29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.

30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.

31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

32 Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.

Otras parábolas que quizá te interesen:

La parábola del buen samaritano
La parábola del amigo a medianoche
La Parábola de un Reino Dividido
La Parábola del Trigo y la Cizaña
La parábola del rico insensato
La parábola de la semilla de mostaza
La parábola de la levadura
La parábola de El fariseo y el publicano
La parábola de la higuera estéril
La Parábola de El Sembrador
La parábola de La fiesta de bodas
La parábola de Los labradores malvados
La parábola de Los dos hijos
La parábola de Los obreros de la viña
La parábola de la higuera en Ciernes
Parábola del hijo pródigo
La parábola de El crecimiento de la semilla
Parábola de los deudores
La parábola de El fariseo y el publicano
Parábola del vino nuevo en odres viejos
Parábola de los dos cimientos
Parábola de la sal de la tierra
La parábola de El amo y el sirviente
Parábola de los convidados a las bodas
La parábola de Lázaro y el rico
La parábola de El mayordomo infiel
Parábola de la Red
Parábola de la luz del mundo
Parábola de la gran cena
Parábola de la moneda perdida
La parábola de Las ovejas y los cabritos
La parábola de El juez injusto
La parábola de Los talentos o las minas
Parábola de la perla de gran precio
La parábola de Las diez vírgenes
La parábola de El siervo fiel y prudente
La parábola del tesoro escondido
Parábola de la oveja perdida
La Parábola de los dos Hijos
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese