La Parábola de un Reino Dividido



Un Reino Dividido,  El cristianismo afianza su fe en Jesucristo convirtiéndose en seguidor y aprendiz de él, imitando y enseñando mediante su vida y obra con relatos conocidos como parábolas demostrando todo lo que el realizo y evitó mientras estuvo en la tierra.

El entender la grandeza de Jesucristo se puede deslumbrar la magnitud de todo lo que abarca el sacrificio que el vivió. La parábola de un Reino dividido relata alguna de las vivencias de Jesucristo cuando tuvo que afrontar frentes a los jefes políticos de Israel, su fe y la profetización de su palabra para cautivar el corazón de muchas personas que conforman su grupo de apóstoles, iniciando su obra evangelizadora por medio de la realización de milagros para así afianzar la fe del pueblo.

Jesús deshace esa calumnia con un argumento sencillo y enmarcado en la más simple lógica: “¿Cómo puede ser que Satanás eche a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir”.

La Parábola de un Reino Dividido reflexiones y enseñanzas:

(Mt 11, 25). Este corto relato de la parábola nos hace entender que Satanás, príncipe del mal, no puede hacer el bien, va en contra de todo en lo que respecta a su naturaleza y que Jesús, no tiene nada que ver con el mal, todo lo contrario viene a luchar contra el poder de Satanás.

Esta parábola nos muestra y nos da a entender que hacer el bien y luchar por la justicia tiene muchos enemigos que nos encontramos en el camino y si se desea ser bueno hay que prepararse con todas las herramientas posibles para luchar contra la descalificación y la calumnia. Tantas son las consecuencias que se presentaran en el camino hacia el bien que nadie puede interferir en nuestra fe en Dios ya que las malas mañas existen y los demonios andan sueltos para descalificar a los buenos.

La calumnia y la descalificación.

Está claro que detrás de la calumnia siempre se esconden intereses políticos, económicos, culturales, capaces de hacer mover todas y cada una de las maquinarias existentes para arrasar con aquella persona que se atreva a poner por encima de ellos los intereses del pueblo, en este tipo de caso los intereses religiosos van afianzando la fe de cada integrante del pueblo.

La peor de las descalificaciones viene cuando está dirigida hacia Jesús; cuando no se le reconoce como Dios y Señor; entonces en este caso pasaría lo de los fariseos del evangelio que se privan de disfrutar de la bondad del corazón de Jesús, de la infinita sabiduría que te puede ofrecer y de su amor sin límites y fronteras, no porque Jesús no los quiera enriquecer, sino porque van cerrando su alma a Dios.

Versículos de la Parábola de un Reino Dividido:

Lucas 11:14-23

Una casa dividida contra sí misma

14 Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló.

15 Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios.

16 Otros, para tentarle, le pedían señal del cielo.

17 Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.

18 Y si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo permanecerá su reino? ya que decís que por Beelzebú echo yo fuera los demonios.

19 Pues si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

20 Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.

21 Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee.

22 Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín.

23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Otras parábolas que quizá te interesen:

La parábola del buen samaritano
La Parábola del Trigo y la Cizaña
La parábola de la semilla de mostaza
La parábola de El fariseo y el publicano
La Parábola de El Sembrador
La parábola de Los labradores malvados
La parábola de Los obreros de la viña
Parábola del hijo pródigo
Parábola de los deudores
Parábola del vino nuevo en odres viejos
Parábola de la sal de la tierra
Parábola de los convidados a las bodas
La parábola de El mayordomo infiel
Parábola de la luz del mundo
Parábola de la moneda perdida
La parábola de El juez injusto
Parábola de la perla de gran precio
La parábola de El siervo fiel y prudente
Parábola de la oveja perdida
La Parábola de un Reino Dividido
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese