La Parábola de El crecimiento de la Semilla



Ciertamente en la parábola de El crecimiento de la semilla en Marcos 4: 26 al 29 se hace alegoría de la semilla que es echada en la tierra, y sin poder tener una explicación cierta de cómo crece día y noche sin que el hombre pueda comprender muchas veces por qué evoluciona.

No obstante, así como la semilla en la tierra es la palabra de Dios en el hombre, si el hombre mira a Dios a través de la palabra, así crecerá como crece la semilla echada en la tierra.

Enseñanza de la parábola de El crecimiento de la Semilla

Dios a través de sus apóstoles y profetas nos ha dado la escritura para que con su palabra, el hombre pueda vivir para siempre, y saber que Dios es un Dios bueno, un Dios verdadero, dador de la palabra para que por oír la palabra sea salvo y dé frutos.

Ahora bien, del El crecimiento de la semilla que se ha le otorgado al hombre por medio de la palabra que ha dado Dios Padre a Dios Hijo y Espíritu Santo, hablaremos seguidamente tratando de hacer de la palabra misma, la verdadera semilla que Dios nos ha dejado para que todo el que la oiga, la internalice, la haga crecer y la multiplique, así como los frutos.

Sin lugar a dudas que, Jesús cuando anduvo predicando su palabra, hablaba a sus discípulos por parábolas, tratando de enseñarles y de dejarles un mensaje para que a través de la palabra comprendieran todo aquello que venía de su Padre, es decir de Dios, el ejemplo es la parábola de El crecimiento de la semilla.

Versículo de la Parábola El Crecimiento de la Semilla:

“Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo.”

Observamos como hace la comparación entre reino de Dios y el hombre que echa la semilla en la tierra para que crezca, he ahí pues, que la palabra de Dios no será en vano, pues para ello fue dejada a los hombres para que el que la escuche y la ponga en práctica, pueda crecer en vida eterna.

Sin que el hombre logre hallarle una explicación lógica de cómo crece la semilla entre el día y la noche, así es la palabra de Dios, ya que después de haber sido sembrada en el resto de los hombres, éste cosechara frutos.

Porque la palabra fue dada a los hombres para que fuera predicada, y el que realmente crea en esa palabra dejada en los evangelios de Dios, crea y pueda conseguir vida en abundancia.

Marcos 4:26-29

Parábola del crecimiento de la semilla
26 Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra;

27 y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo.

28 Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga;

29 y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado.

Otras parábolas que quizá te interesen

La parábola del buen samaritano
La Parábola de un Reino Dividido
La parábola del rico insensato
La parábola de la levadura
La parábola de la higuera estéril
La parábola de La fiesta de bodas
La parábola de Los dos hijos
La parábola de la higuera en Ciernes
Parábola de los deudores
Parábola del vino nuevo en odres viejos
Parábola de la sal de la tierra
Parábola de los convidados a las bodas
La parábola de El mayordomo infiel
Parábola de la luz del mundo
Parábola de la moneda perdida
La parábola de El juez injusto
Parábola de la perla de gran precio
La parábola de El siervo fiel y prudente
Parábola de la oveja perdida
La Parábola de El crecimiento de la Semilla
Puntúa este artículo


Quizá te interese