Parábola de calcular los gastos



 ¿Quién de ustedes, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla?

Con esta interesante interrogante ha de comenzar la reflexión acerca de esta parábola, que hace referencia a la planificación de los gastos que conllevaría la construcción de una torre, con la finalidad de asegurarse de poder culminar la obra empezada. Como creyentes, debemos tener claro que para que podamos seguir el camino que Dios nos propone, no sólo la fe, el entusiasmo, la esperanza y los ánimos son necesarios. Más bien, son lo de menos.

Análisis de la Parábola de Calcular los Gastos

Este camino es radical, con exigencias importantes, sin tanto romanticismo ni cursilería como se pudiese pensar -si no se le  conoce-. Ser un seguidor digno de nuestro Señor implica muchos sacrificios, y, necesariamente afectará o conllevará consecuencias entre las personas que nos rodean, pues de alguna manera se verán influenciados por nuestra fe y proceder. 

Pero… ¿qué tiene que ver todo esto con Dios? Veámoslo de la siguiente manera: al decidir servir a nuestro señor, tomamos la decisión de edificar una torre. Esta torre, será el reflejo de nuestro propio e incomparable camino que atravesaremos hacia el Reino de los Cielos. Por lo tanto, como cualquier proyecto arquitectónico, requerirá de planificación y, sobre todo, de sacrificio.

Reflexiones de la Parábola de Calcular los Gastos

Sentarnos a calcular los gastos se refiere a que debemos estar conscientes en todo  momento de lo que estamos haciendo hoy para en un mañana poder acceder al Reino de los Cielos, es decir, cómo va y cómo es nuestra relación con Dios; qué estamos haciendo cada día para acercarnos a él, para venerarlo, para vivir según su voluntad ¿realmente contamos con los recursos necesarios para ser dignos ante Dios nuestro Señor?

Dios nos ha creado y nos ha dado suficiente libertad como para caer, como para pecar, obrar mal o desapegarnos a su voluntad, y sin embargo, es en esa misma libertad, que podemos escoger retribuirle a nuestro Señor tanto que hizo y hace por nosotros, velando por nuestro bienestar, con los brazos siempre abiertos para nuestro regreso a él, por lo que estos recursos serían básicamente la disposición y la determinación para aferrarnos a Él, a su verdad y a su palabra, y sobre todo a actuar según su parecer.

Si tu respuesta fuese no, te puedo asegurar que es temporal. Mediante la reflexión podemos cambiar nuestra perspectiva, y apegándonos a nuestra fe y a la verdad de Dios y a su palabra en todo momento, podremos, hasta sin darnos cuenta, ir construyendo poco a poco una sólida torre, que con convicción, fe y seguridad en nuestras creencias y sobre todo en lo más grande e increíble que tenemos o podemos tener en nuestras vidas: Dios, podremos acabar su edificación hasta llegar al prometido Reino.

Versículos de la Parábola de Calcular los Gastos

Lucas 14, 28-30

28 Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla?

29 No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo.

30 “Este comenzó a edificar y no pudo terminar.”

Otras parábolas que quizá te interesen:

La parábola del buen samaritano
La Parábola de un Reino Dividido
La parábola del rico insensato
La parábola de la levadura
La parábola de la higuera estéril
La parábola de La fiesta de bodas
La parábola de Los dos hijos
La parábola de la higuera en Ciernes
La parábola de El crecimiento de la semilla
La parábola de El fariseo y el publicano
Parábola de los dos cimientos
La parábola de El amo y el sirviente
La parábola de Lázaro y el rico
Parábola de la Red
Parábola de la gran cena
La parábola de Las ovejas y los cabritos
La parábola de Los talentos o las minas
La parábola de Las diez vírgenes
La parábola del tesoro escondido
Parábola de calcular los gastos
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese