Virgen de la Medalla Milagrosa



En la iglesia católica se puede encontrar una gran cantidad de advocaciones marianas y santos que han logrado ganarse la fe y la devoción de cientos de miles de creyentes en todo el mundo gracias a las ayudas brindadas y a los maravillosos milagros concebidos en todo el mundo, por lo que las personas mantienen la fe en que su santo o virgen les mantendrá cuidados y protegidos, pero hay una virgen en especial que cuenta con muchísima popularidad y una incalculable cantidad de creyentes y se trata de la Virgen de la Medalla Milagrosa.

Historia y Origen de la Virgen de la Medalla Milagrosa

El inicio de la historia de la Virgen de la Medalla Milagrosa se dio el día 27 de noviembre del año 1830, puesto que fue exactamente ese el día en que la Virgen se presentó o apareció a Santa Catalina Labouré, quien era una humilde religiosa vicentina y la aparición de la virgen la dejó sorprendida, puesto que la misma se le presento vestida de blanco, pero junto a ella se encontraba un globo luciente sobre el que estaba posada la cruz.

Santa Catalina no podía dejar de admirar a la Virgen cuando ésta abrió sus manos y de sus delicados dedos fulgentes salieron brillantes rayos luminosos que descendieron directamente a la tierra mientras la Virgen le decía a Santa Catalina que el globo que ella había visto era la representación del mundo entero en el que viven todos sus hijos y que los rayos luminosos que se desprendían de sus manos eran las gracias y las bendiciones que ella expandía sobre todas aquellas persona que la invocan como Madre.

Virgen de la Medalla Milagrosa historia

La Virgen también le comentó a Santa Catalina que se sentía realmente contenta a tener la posibilidad de ayudar a todos sus hijos que le imploran protección, aunque también la embargaba algo de tristeza al darse cuenta de que algunos de sus hijos no la invocaban jamás, por lo que muchísimos de las rayos de luz que salían de sus manos quedaban completamente perdidos gracias a que muy pocas veces estos hijos le rezaban.

Virgen de la Medalla Milagrosa

Virgen de la Medalla Milagrosa origen

Santa Catalina se encontraba completamente impactada al enterarse del gran amor que la Virgen sentía por sus hijos y luego de haber dicho esas palabras, se formó alrededor de la cabeza de la Virgen un circulo o una aureola que decía; “Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti” mientras que una voz le dijo a Santa Catalina que había que hacer una medalla que fuese semejante a lo que ella estaba viendo.

El fin de la medalla semejante a la aureola de la Virgen era que las personas pudieran llevarla consigo
a donde vayan
, y que ésta a la vez les sirviera como la Protección de la Virgen.
Entonces, al escuchar esto, apareció una M, la cual se encontraba sobre la cruz y debajo de la misma se encontraban los Corazones de Jesús y María,
lo que llevó a Santa Catalina a narrar todo lo que ella había presenciado y siendo entonces la aparición de la Virgen de la Medalla Milagrosa.

Oración a la Virgen de la Medalla Milagrosa

Postrado ante vuestro acatamiento,
¡Oh Virgen de la Medalla Milagrosa!,
y después de saludaros en el augusto
misterio de vuestra concepción sin
mancha, os elijo, desde ahora para
siempre, por mi Madre, Abogada,
Reina y Señora de todas mis acciones
y Protectora ante la majestad de Dios.
Yo os prometo, virgen purísima,
no olvidaros jamás, ni vuestro culto
ni los intereses de vuestra gloria,
a la vez que os prometo también
promover en los que me rodean
vuestro amor. Recibidme,
Madre tierna, desde este momento
y sed para mí el refugio
en esta vida y el sostén
a la hora de la muerte.
Amén.

Virgen de la Medalla Milagrosa
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese