Salmo 81



¿Cuál es el Salmo 81?

1 Del maestro de coro. Con la cítara de Gat. De Asaf.

2 ¡Canten con júbilo a Dios, nuestra fuerza,

aclamen al Dios de Jacob!

3 Entonen un canto, toquen el tambor,

y la cítara armoniosa, junto con el arpa.

4 Toquen la trompeta al salir la luna nueva,

y el día de luna llena, el día de nuestra fiesta.

5 Porque esta es una ley para Israel,

un precepto del Dios de Jacob:

6 él se la impuso como norma a José,

cuando salió de la tierra de Egipto.

Oigo una voz desconocida que dice:

11c «Abre tu boca y la llenaré con mi palabra.

7 Yo quité el peso de tus espaldas

y tus manos quedaron libres de la carga.

8 Clamaste en la aflicción, y te salvé;

te respondí oculto entre los truenos,

aunque me provocaste junto a las aguas de Meribá.

9 Oye, pueblo mío, yo atestiguo contra ti,

¡ojalá me escucharas, Israel!

10 No tendrás ningún Dios extraño,

no adorarás a ningún dios extranjero:

11 yo, el Señor, soy tu Dios,

que te hice subir de la tierra de Egipto.

12 Pero mi pueblo no escuchó mi voz,

Israel no me quiso obedecer;

13 por eso los entregué a su obstinación,

para que se dejaran llevar por sus caprichos.

14 ¡Ojalá mi pueblo me escuchara,

e Israel siguiera mis caminos!

15 Yo sometería a sus adversarios en un instante,

y volvería mi mano contra sus opresores.

16 Los enemigos del Señor tendrían que adularlo,

y ese sería su destino para siempre;

17 yo alimentaría a mi pueblo con lo mejor del trigo

y lo saciaría con miel silvestre».

Bondad de Dios y perversidad en Israel

El salmo 81 es un salmo conocido también como una oración para a fiesta de los Tabernáculos o Exhortación a Celebrar Dignamente la Pascua. Es de los salmos atribuidos a Asaf como lo dice su título.  Cuenta con 17 versículos divididos en dos partes, cada una es diferente aunque parta de una misma inspiración. Pueden ser salmos yuxtapuestos según los críticos. La segunda fracción del versículo 6 al 17 es sobre el oráculo que reprueba a Israel, tomando como ocasión las fiestas se les recrimina la infidelidad a los israelistas.

La fiesta de los tabernáculos

Se invita a cambiar el comportamiento que se tiene para poder eliminar a los enemigos y prosperar como sociedad. Aquellos castigos que ha recibido esta nación ha sido únicamente por desobedecer en ciertas circunstancias las leyes divinas. Solo se puede sanar volviendo a cumplirlas y conseguir la benevolencia de Dios. Este es un salmo que se acopla a las fases de las ceremonias que hay en septiembre y octubre

Estas celebraciones comenzaban con la alegría del día del año y terminaban en los negocios, pero en el intermedio se aprecian las tristezas ocasionadas por la expiación y la falta de obediencia con los mandamientos de Dios. Por eso al principio el himno tiene otro matiz lírico que después de los primeros 6 versículos se convierten en un poema más serio y amenazador con carácter profético.

Estrofas del salmo 81:

  1. Himno para celebrar las fiestas anuales.
  2. Oráculo en el que Dios recrimina a su pueblo.

¿Cuál es el significado de los versículos?

Del versículo 1 al 6 se empieza una invitación para gozar las celebraciones que se dice que son de los tabernáculos que son las fiestas de preferencia el 15 de Julio, y que pueden ser celebradas con el acompañamiento de cualquier instrumento musical. Lo más probable es que la llamada sea para los levitas encargados de la orquesta del templo, que debían mantener la alegría al momento de empezar las celebraciones.

Agua de la roca de Meribá

A pesar de las pistas y las biblias católicas, muchos autores piensan que se trata de las fiestas de pascua, ya que hay algunos detalles de los tabernáculos que no se mencionan en dicho poema. Luego el salmista opina que las fiestas son parte de la ley de Israel las cuales eran un testimonio de las solicitudes que las tribus le hacían a Dios.

En el 6 al 17, se cambia el tono lírico y comienza la amonestación de ocular del Señor. Cuando se dice que “hay una voz que no conocía” se refiere al anuncio del oráculo que profetisa de parte de Dios. Se adopta el lenguaje de los antiguos para captar la atención del pueblo hacia Yahvé. Israel ha tenido muchos beneficios como la horrible carga de ser el esclavo de Egipto, o las aguas de Meribá que fueron convertidas en aguas potables.

Se le recuerda al pueblo que existe un solo Dios y por lo tanto no puede haber otros ídolos a quienes alabar. Por eso se habla del exilio porque cuando esto ocurrió el pecado de la idolatría a otros dioses desapareció casi por completo. El salmista quiere que el pueblo vuelva a las andanzas de las leyes, al camino de Dios, basándose en la esperanza que provee el recuerdo de las proezas que hace un tiempo estuvieron para ayudar al pueblo elegido.

Salmo 81
Puntúa este artículo


Quizá te interese