Salmo 63



¿Cuál es el salmo 63?

1 Salmo de David. Cuando estaba en el desierto de Judá.

2 Oh Dios, tú eres mi Dios, yo te busco ardientemente;

mi alma tiene sed de ti,

por ti suspira mi carne

como tierra sedienta, reseca y sin agua.

3 Sí, yo te contemplé en el Santuario

para ver tu poder y tu gloria.

4 Porque tu amor vale más que la vida,

mis labios te alabarán.

5 Así te bendeciré mientras viva

y alzaré mis manos en tu Nombre.

6 Mi alma quedará saciada

como con un manjar delicioso,

y mi boca te alabará

con júbilo en los labios.

7 Mientras me acuerdo de ti en mi lecho

y en las horas de la noche medito en ti,

8 veo que has sido mi ayuda

y soy feliz a la sombra de tus alas.

9 Mi alma está unida a ti,

tu mano me sostiene.

Salmo de David. Cuando estaba en el desierto de Judá

Un sentimiento de adoración y rendición total a DIOS inundaba la vida del salmista David quien deseaba lograr la intervención divina en su vida. El salmo 63 es otra obra literaria de la excelsa adoración que el salmista David logró instaurar en la tierra hasta nuestros días, recordando de esta manera que su estilo de adorar era bien recibido desde el cielo porque más allá de que lo hacía con excelencia en todas las cosas, no se podía olvidar que lo más importante para el Padre celestial era su corazón, de donde provenían todos sus sentimientos y pensamientos que respaldaban la adoración y fidelidad en la vida de David para con la asignación entregada por Cristo.

Dios, Satisfacción del Alma – Salmo 63

Para el salmista David, poder vivir y disfrutar de una relación genuina con el Padre hacía que no deseara más nada en la vida, porque todos los elementos materiales de los cueles disfrutó sobre todo en su temporada de bendición eran como nada para él. Una de las afirmaciones más impactantes de este salmo es que consideraba la presencia y misericordia de DIOS mucho más importante que la vida misma, sabiendo que el transcurso de su caminar por la tierra no se compararía a lo que viviría en una eternidad en la que debe ser uno de los mejores adoradores de la coral celestial a causa de su humildad y fidelidad ante los negocios del Padre.

¿Dios nos llama en el salmo 63?

Regresando a la poderosa afirmación del salmista, hay que mencionar que en estos tiempos no hace clip en una sociedad que se encuentra necesitada de su poder e intervención para dejar sus malos caminos. En este aspecto del salmo 63 hay que considerar que cada uno de nosotros pasamos a ser los David de este tiempo que con su ejemplo dará constancia de que si se puede vivir una vida en medio de la plenitud de Cristo, sin necesidad de ser invadido por las circunstancias que serán enviadas a nuestro caminar pero no podrán desvirtuarnos del propósito eterno que ha sido depositado en nuestras vidas si realmente nos direccionamos a ser obedientes a los designios delineados por el Padre celestial.

David no estimaba para nada importante su vida porque lo que importaba realmente para su vida era poder ser un siervo obediente a lo que DIOS decantaba en ese tiempo. Sabía que continuaría viviendo porque a través de él muchos serían alcanzados por la bendición que portaba este hombre, pero a su vez muchos serían destruidos por la presencia y poder que el salmista David tenía, siendo un digno representante del Gobierno celestial y eterno de DIOS.

Dios hablandole a sus fieles seguidores

El Padre celestial nos llama a través de todo esto a no dejarnos vencer por las circunstancias y dedicarnos a vivir una vida en santidad y adoración como la que practicó el salmista David para hacer de nuestras vidas un jardín que cada día el Padre riega con manos santas para provocar en nosotros un crecimiento que nada ni nadie podrá parar mientras nuestra seguridad continúe estando en el dador y consumador de la vida.

Salmo 63
Puntúa este artículo


Quizá te interese