Salmo 21



¿Cuál es el Salmo 21?

1 Del maestro de coro. Salmo de David.

2 Señor, el rey se regocija por tu fuerza

¡y cuánto se alegra por tu victoria!

3 Tú has colmado los deseos de su corazón,

no le has negado lo que pedían sus labios.

4 Porque te anticipas a bendecirlo con el éxito

y pones en su cabeza una corona de oro puro.

5 Te pidió larga vida y se la diste:

días que se prolongan para siempre.

6 Su gloria se acrecentó por tu triunfo,

tú lo revistes de esplendor y majestad;

7 le concedes incesantes bendiciones,

lo colmas de alegría en tu presencia.

8 Sí, el rey confía en el Señor

y con la gracia del Altísimo no vacilará.

9 Tu mano alcanzará a todos tus enemigos,

tu derecha vencerá a los que te odian.

10 Los convertirás en un horno encendido,

cuando se manifieste tu presencia.

El Señor los consumirá con su enojo,

el fuego los destruirá por completo:

11 eliminarás su estirpe de la tierra,

y a sus descendientes de entre los hombres.

12 Ellos trataron de hacerte mal,

urdieron intrigas, pero sin resultado:

13 porque tú harás que vuelvan la espalda,

apuntándoles a la cara con tus arcos.

14 Levántate, Señor, con tu fuerza,

para que cantemos y celebremos tus proezas!

Del maestro de coro. Salmo de David.

El salmo 21 es una exaltación a las características de DIOS por parte del salmista, y quien mejor que el en esos tiempos para promulgarlo, ya que David era considerado un hombre conforme al corazón de DIOS.

Dios el salvador de todos, adorado por David

El salmista no escatima esfuerzos en utilizar su pericia para adorar a DIOS con su cuerpo, pero también con sus frases llenas de poder que se activan hasta el día de hoy para comprobar que no hay nada ni nadie que pueda hacer frente a la presencia del único y verdadero DIOS viviente. Esta oración se produce en un momento apremiante, ya que David había sido librado de su enemigo, y aún quedaba ese momento de adrenalina en el salmista, el cual por medio de la adoración lograba llegar hasta el corazón de DIOS.

¿La oración del salmo 21 significa Victoria?

David estaba exultante por la victoria obtenida en el campo de batalla, pero así mismo comprendía que el triunfo no lo había conseguido con sus fuerzas, sino que DIOS le capacitó de sabiduría, inteligencia, astucia y pericia para lograr el cometido final. Esto nos lleva una vez más a plantearnos que nada de lo que hacemos en la tierra, ni aún el respirar depende de nuestras fuerzas o propia voluntad, sino que la infinita misericordia del Padre celestial nos alcanza a diario para brindarle adoración con todo lo que hacemos.

La adoración de David agradaba al Rey de reyes, a tal punto que como era el mejor adorador de sus tiempos, la victoria siempre tendría que estar de su lado. En este salmo 21 David estaba cubierto de la gloria de DIOS, por lo que iba confiado en el creador de los cielos y el universo, el cual le dio las herramientas para ser una alabanza caminante, y una adoración que se convertiría en victoria tras victoria para avergonzar a los altivos que no creen en el operativo que se ha montado desde el cielo para brindar vida en abundancia a los hijos de DIOS.

Así como el Señor entregó a David los enemigos, de la misma manera pretende hacer el Padre con los hijos fieles, que se dejan dirigir por el espíritu santo para ser instrumentos de ataque a lo que se encuentra desordenado en el mundo. El salmista no se equivocaba en estas acciones porque la victoria dada por DIOS se convirtió en un acontecimiento que trascendió fronteras, por lo que la celebración fue totalmente memorable.

Dios se encargará de la derrota de los malvados

Este acontecimiento tiene relación con lo que sucede en la liturgia, porque la victoria del hoy puede determinar lo que traerá el mañana. David fue un hombre determinado en la promesa que DIOS le había dado, así que luchó por ella para marcar historia y dejar un legado en sus próximas generaciones, entre ellas nada más y menos se dio a conocer Jesucristo cuando vino a ser 100 % rey y 100 % hombre en la tierra. No dudes en el poder de DIOS porque siempre será el responsable de tus victorias, y solo si le ofreces toda la gloria y adoración serás totalmente exitoso en tu misión en la tierra.

Salmo 21
Puntúa este artículo


Quizá te interese