Oración a un hijo difunto



Este es uno de los momentos más tristes, desgarra el alma, la impotencia es muy grande, en muchos casos no hay respuestas a las preguntas que uno se hace, pero a pesar de esto, solo Dios es quien nos da las respuestas que queremos, él nos va calmando y así hay que entenderlo.

Es contradictorio que seamos los padres que sembremos a un hijo, cuando debería ser lo contrario, sin embargo, los ciclos se cumplen, cada uno de nosotros tenemos un tiempo predeterminado en esta tierra y al llegar el momento en el que Dios disponga de nuestra alma tenemos que partir, empieza el viaje hacia la eternidad.

Oración a un hijo difunto

Oh Dios mío, Dios misericordioso,
te alabamos Señor,
con un hondo pesar y mucha tristeza,
hoy vamos a sembrar a nuestro hijo
“nombre del difunto”, quien
prematuramente partió al infinito.

Padre celestial, concédele
el perdón de sus pecados, permítele
pasar por puerta de la muerte, para
gozar de la luz y la paz eterna.

Dios poderoso, ponemos en tus manos amorosas
a nuestro hijo “nombre del difunto” que fue llamado
en esta vida a tu presencia.

Hijo, te fuiste sin avisar
nos sorprendió tu partida.

Oh Padre celestial, que peso tan grande
venimos a sembrar a nuestro hijo,
fruto del amor, tú lo llamaste
y él va hacia ti.

Señor, no entiendo,
¿Por qué los padres entierran a sus hijos?
todos tenemos un día,
nadie se va sin el permiso de Dios,
los tiempos de Dios son exactos,
preparémonos para ese viaje,
en el camino nos encontraremos con el Señor.

Señor, sólo tú eres el dueño de la vida,
nos concedes la gracia de nacer,
nos llamas a tu reino de luz,
cuando consideras que la misión en la tierra
de nuestro hijo “nombre del difunto”
ya está cumplida,
rezo por su salvación.

Amén.

Oración a un hijo difunto
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese