Oración a un hermano difunto



Es indescriptible la soledad, el dolor que se siente o el gran vacío al reconocer la pérdida de un ser querido, como lo es un hermano, ese con quien nos criamos juntos, corrimos, jugamos, peleamos como cualquier hogar.

Hermano, tú siempre pendiente de todo, siempre estarás en nuestros recuerdos, no hay día que no se hable de ti, por cualquier cosa siempre sueles relucir, tu presencia física no está en casa, pero usted sigue estando presente. Todos nosotros, hermanos (as), viejos (padres), la familia en general te recuerda mucho, sin embargo, estamos conscientes de que todos vamos a morir y más temprano que tarde nos reuniremos contigo, hermano.

Oración a un hermano difunto

Dios omnipotente, te pedimos,
en estos momentos de profundo pesar,
por el alma de nuestro amado hermano,
que quiso usted disponer de él
para estar a su lado.

Padre mío, concédele a mi hermano
el perdón de los pecados, la vida eterna,
imploramos tu clemencia,
permite que un día pueda verlo, nos reuniremos.

Hermano “nombre del difunto”,
hombre de bien, te fuiste de este mundo
a temprana edad,
sin embargo, dejaste un semillero
de todas las acciones buenas que hacías,
Dios consideró que  la misión encomendada
en la Tierra ya fue cumplida,
te llamó a su reino.

No es nada fácil, hermano,
las  cosas llegan y se van,
no hay nada infinito,
solo Dios es infinito,
los actos se cumplen,
el tiempo transcurre,
nadie lo detiene,
Dios nos da la vida,
nos concede la gracia del nacer,
nos llama a tu reino de luz
y se cierra el ciclo.

Oh, Padre celestial,
tú eres el único consuelo
en las horas eternas del dolor,
te pedimos Señor, con mucha humildad
por el alma de “nombre del difunto”
quien en vida fue mi hermano, mi amigo,
mi todo; concédele el gozo del eterno del
descanso en el seno de tu infinito amor.

Amén.

Oración a un hermano difunto
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese