La Teoría del Big Bang y el catolicismo



Para muchos entusiastas de la religión y sus creencias, puede que resulte difícil de aceptar que alguien como ellos, fiel practicante y adorador de su máxima autoridad, fuese el primero en comenzar a hablar del “huevo cósmico”. Así es, la Teoría del Big Bang y el catolicismo están estrechamente relacionados no solamente por la discrepancia de sus orígenes o credibilidad entre sus fanáticos, sino porque fue precisamente un sacerdote, Georges Lemaitre, quien fue el primero en proponer la teoría de la expansión del Universo.

El padre del Big Bang

Conocido como el padre del Big Bang, el ciudadano belga, Lemaitre, en el año 1923, acudió a la afamada Universidad de Cambridge en el Reino Unido para reunirse con el reconocido y venerable astrofísico Arthur Eddington y presentarle tanto sus estudios como sus cálculos sobre el tema. Consecuentemente, y luego de todos sus hallazgos, el sacerdote y también deslumbrador del mismísimo Albert Einsten es ahora reconocido por muchos expertos en la materia como una gran eminencia del siglo XX.

Resulta curioso que un religioso fuese quien se adentrara primeramente en esta hipótesis, probablemente desafiando a muchos de sus compañeros en el porqué del inicio del Universo. Y es que La Teoría del Big Bang y el catolicismo parecieran ir de la mano una vez más. De hecho, Lemaitre desde siempre presentó gran habilidad con las matemáticas, así como también su vocación hacia la religión.

Opinión de expertos

Por añadidura, y según distintas declaraciones, durante la Primera Guerra Mundial los testigos cuentan que el sacerdote católico “(…) leía una copia del génesis y el trabajo del físico francés Henri Poincaré” al momento en que se libraban las batallas. Y por otro lado, los expertos afirman que la estadía de Lemaitre en la Universidad de Cambridge fue decisiva para darle rienda suelta a sus estudios de cómo se originó el Universo.

La Teoría del Big Bang y el catolicismo
Puntúa este artículo


Quizá te interese