Jerarquía de la Iglesia Católica



La Iglesia católica fue fundada por Jesús, quien eligió a 12 apóstoles y les designó un mandato especial. Les dio autoridad y la responsabilidad de difundir la palabra. Con precisión tal y como fue enseñado por él mismo. El mensaje de Dios llegará a las personas, a la gente, a las comunidades de la tierra.

Ahora, cabe hacerse la pregunta de ¿por qué exactamente doce apóstoles? Pues resulta que así como en la antigua alianza existían 12  tribus de Israel. Ahora, en la nueva alianza, estaba igualmente destinado que existieran 12 tribus.

¿Cómo comenzó la jerarquía en Iglesia católica?

Mientras llevaban a cabo el proceso encomendado por Jesús, los apóstoles empezaron a delegar poder y autoridad entre los cristianos. Habían nombrado a hombres piadosos como líderes o autoridades para hacerse cargo de las comunidades de cristianos, como obispos. De la palabra griega epíscopos surgió la palabra obispos. Así como había un apóstol especial entre los apóstoles; Pedro.

Existía un obispo especial, quien era entonces el obispo de Roma, por ser él mismo el sucesor de San Pedro. La figura del papa nace, al convertirse este ‘obispo romano’ en él, con la finalidad de ser aquella persona que sirva a la Iglesia guiándola y cuidando que las enseñanzas de Cristo fuesen compartidas como debía ser.

Claramente, un obispo no podía estar en todas partes, ni encargarse de sus respectivas funciones en territorios o comunidades tan amplias.

La división del poder en Iglesia católica

Fue entonces cuando consagraron a los sacerdotes, y en las comunidades aun más pequeñas, denominadas parroquias, al pastor o párroco. En vista de la existencia de comunidades más pequeñas que las propias parroquias, estas tendrán a su disposición al vicario, capellán o asistente.

Sin más, esta es la jerarquía básica de la iglesia católica, que debemos conocer y sobre todo reconocer. Buscando y aceptándolos como nuestros guías en el plano terrenal, para acercarnos a Dios a través de la palabra. A través de prestarse como un escucha ante  la confesión de nuestros pecados.

Al guiarnos desde la concepción y percepción de Jesucristo y de sus enseñanzas, para poder sobreponernos a cualquier ‘problema o padecimiento’ y mantener siempre nuestra fe, esperanza y creencia. Aferrándonos a tener a Dios como la única prioridad en nuestras vidas, y respetando las figuras que, como hemos explicado, han sido delegadas y designadas a partir de las autoridades que el mismo Jesús fue asignando; los doce apóstoles.

Se trata de una jerarquía de servicio a todos los  fieles, sin mayores ni otros intereses aparte de buscar garantizar que no existan carencias en el camino de la comunidad hacia la palabra de Dios. Sirviendo de guías para que podamos alcanzar todos el Reino de los Cielos, si vivimos para Jesucristo, tal y como él murió por nosotros.

El papa es quien ejerce como el servidor de todos los creyentes. Es el siervo de los siervos de Dios, y es la máxima autoridad, líder o cabecilla en la Iglesia Católica. Es quien vive en el Estado del Vaticano Desde ahí, además de gobernarlo, sirve de juez y de encargado de supervisar. Y vela por la labor de sus delegados en el mundo, para que sea correcta y de acuerdo a los principios sagrados.

Jerarquía de la Iglesia Católica
Puntúa este artículo


Quizá te interese