Día 9 Poder de San Judas Tadeo

 

Hemos despertado a un nuevo día, un regalo más de nuestro Creador, sin embargo atravesamos momentos tristes que nos agobian y nos desconcierta, ahora te pregunto ¿has buscado a Dios?, seguramente tu fe no es suficiente y quiere solucionar tu las cosas, ten presente que con Dios todo es posible, sin el nada.

Dejemos que la Sangre Preciosa de Cristo, que la intersección de San Judas Tadeo, obren en nosotros y nos den la tranquilidad que tanto necesitamos, sintamos la presencia de Dios en nuestras vidas y permitamos que nuestra fe crezca y sea verdadera.

A continuación el Poder de San Judas Tadeo, noveno día:

“Y fueron los apóstoles por todas partes a proclamar la palabra de Dios y a cooperar con el Señor”, nos dice San Marcos. Y es que los apóstoles aceptaron dichosos esta misión redentora, confirmando su doctrina con los milagros que a diario se manifestaban.

Una misión que emprendió por las apartadas regiones de Persia, San Judas Tadeo. Su predicación llegó a miles de personas y tocó sus corazones convirtiéndolos en gentes de Fe. Tal es el caso de Agàbaro, Rey de Edesa, el cual fue sano y salvo en cuerpo y alma por San Judas.  Quitando el mortal veneno a las serpientes, confundiendo a sus enemigos, impostores y magos, un poder milagroso que San Judas recibe de Nuestro Señor y hoy en día empieza también a manifestarse.

Son innumerables los casos difíciles que han contando con la intersección y ayuda de San Judas Tadeo, donde la esperanza humana empieza a desvanecerse, pero renace en aquellos devotos que piden a este Santo su favor. Abogado de los casos imposibles y desesperados es un título que bien se ha ganado este milagroso Santo, por todos los que acuden en busca de su auxilio.

Y es que es un llamado que no tarde mucho en hacerse sentir, una ayuda que nuestro Santo Apóstol le concede a quien le profesa su devoción. Cartas de agradecimiento que llegan al Santuario Nacional de San Judas Tadeo son algunas de las manifestaciones que suelen hacer sus seguidores, venerando su estatua cada que pueden acudir a este lugar y llevarse como recuerdo su visita y el milagro concedido que marca pauta en sus vidas.

Su ayuda no se limita en nuestra estancia acá en la tierra, también podemos vernos favorecidos para alcanzar la gloria eterna, si seguimos su ejemplo y obedecemos a Nuestro Señor.

Amén.

 

Terminamos este noveno día de devoción a San Judas, rezamos un Padre Nuestro y una Ave María, dejando nuestros corazones abiertos y dispuestos a despojarnos del pecado, a amar a nuestro s hermanos y buscar nuestra conversión espiritual.

 

 

 

 



Quizá te interese

(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario