Otras características de las bienaventuranzas

El  evangelio nos presenta las bienaventuranzas en Mateo, también conocido por los creyentes como el sermón de la montaña, para la religión católica   es la Carta Magna. Ya que nos enseña que Jesús nos dejo como regla de vida el cómo debería ser,   la vida cristiana que todos debemos llevar. Por lo tanto las palabras de Jesús contenidas en ese discurso, no se trata de consejos, ni la condición de vida que debemos   tener, se refiere a la actitud con nosotros mismos y con nuestros semejantes.

En el libro de Mateo explica que: que a Jesús lo seguían multitudes que llegaban de diferentes lugares como; Galilea, de la Decápolis, Judea, Jerusalén y Transjordania. Al ver la muchedumbre, Jesús subió a la montaña, y se sentó mientras los discípulos se acercaron a él. Entonces comenzó a enseñarles, es por eso que se conoce como el sermón de la montaña.

En el libro de San Lucas explica que Jesús hizo un discurso como este en el llano, y sé   le conoce como el sermón del llano. Por otro lado el Sermón de la Montaña contiene las maravillosas bienaventuranzas, las cuales son ocho formas que Jesús enseñó a su pueblo para obtener la verdadera felicidad.

1716 Las bienaventuranzas están en el centro de la predicación de Jesús. Con ellas Jesús recoge las promesas hechas al pueblo elegido desde Abraham; pero las perfecciona ordenándolas no sólo a la posesión de una tierra, sino al Reino de los cielos.

1717 Las bienaventuranzas dibujan el rostro de Jesucristo y describen su caridad; expresan la vocación de los fieles asociados a la gloria de su Pasión y de su Resurrección; iluminan las acciones y las actitudes características de la vida cristiana; son promesas paradójicas que sostienen la esperanza en las tribulaciones; anuncian a los discípulos las bendiciones y las recompensas ya incoadas; quedan inauguradas en la vida de la Virgen María y de todos los santos.

Puntúa este artículo


Quizá te interese

Deja un comentario