Salmo 88



¿Cuál es el salmo 88?

1 Canto. Salmo de los hijos de Coré. Del maestro de coro, Para la enfermedad. Para la aflicción. Poema de Hernán, el aborigen.

2 ¡Señor, mi Dios y mi salvador,

día y noche estoy clamando ante ti:

3 que mi plegaria llegue a tu presencia;

inclina tu oído a mi clamor!

4 Porque estoy saturado de infortunios,

y mi vida está al borde del Abismo;

5 me cuento entre los que bajaron a la tumba,

y soy como un hombre sin fuerzas.

6 Yo tengo mi lecho entre los muertos,

como los caídos que yacen en el sepulcro,

como aquellos en los que tú ya ni piensas,

porque fueron arrancados de tu mano.

7 Me has puesto en lo más hondo de la fosa,

en las regiones oscuras y profundas;

8 tu indignación pesa sobre mí,

y me estás ahogando con tu oleaje.

9 Apartaste de mí a mis conocidos,

me hiciste despreciable a sus ojos;

estoy prisionero, sin poder salir,

10 y mis ojos se debilitan por la aflicción.

Yo te invoco, Señor, todo el día,

con las manos tendidas hacia ti.

11 ¿Acaso haces prodigios por los muertos,

o se alzan los difuntos para darte gracias?

12 ¿Se proclama tu amor en el sepulcro,

o tu fidelidad en el reino de la muerte?

13 ¿Se anuncian tus maravillas en las tinieblas,

o tu justicia en la tierra del olvido?

14 Yo invoco tu ayuda, Señor,

desde temprano te llega mi plegaria:

15 ¿Por qué me rechazas, Señor?

¿Por qué me ocultas tu rostro?

16 Estoy afligido y enfermo desde niño,

extenuado bajo el peso de tus desgracias;

17 tus enojos pasaron sobre mí,

me consumieron tus terribles aflicciones.

18 Me rodearon todo el día como una correntada,

me envuelven todos a la vez.

19 Tú me separaste de mis parientes y amigos,

y las tinieblas son mis confidentes.

Suplica por la liberación de la muerte

El salmo 88 habla de un fiel que ha caído en una grave enfermedad y que se mantiene con la ayuda de sus amigos y familiares.  Es una oración dividida en tres partes con 19 versículos se le podría decir que es una suplica mediana, tiene también por nombre “Oración de un afligido en peligro de muerte”, y su título adjudica la composición a los hijos de Coré como sus respectivos autores. Es uno de los salmos más lastimeros por la forma en que el sufrido grita patéticamente por un alivio haciendo una suplica más triste aún. Muchos de los criticos piensan que el doliente es una victima del exilio de Babilonia por eso sus quejas son de carácter nacional.

Jesús Cristo tocando a un Leproso

Pero no hay alusiones de venganza ni de rencores, tampoco palabras desesperadas, por eso no se sabe con seguridad la epoca de composición pero por la redacción con algunas palabras aramea hay indicaciones que confunden y puedan aludir al exilio. Principalmente del versículo 2 al 8 el salmista se encuentra al borde del sepulcro y afirma estar abandonado de todos sus amigos y allegados.

La situación es angustiosa y no para durante el día ni la noche que es cuando pide ayuda divina constante. No hay una definición de la enfermedad, no sé sabe qué es pero hacen sentir al salmista al borde del abismo. Lamentablemente no tiene una cura, por eso nadie se atreve a quedarse para remediar algo, está destinado a morir temprano, como si hubiese sido traspasado por una espada. En ese lugar oscuro siente una pequeña ayuda de Dios la cual es la única razón por la cual no ha fallecido aún sin embargo se siente cada vez más cerca del triste final.

¿Este salmo trae dudas para reflexionar?

El segundo fragmento de este salmo 88 es una interrogante, él quiere ser salvado, ¿Será que Dios puede hacer con él un milagro?. Como Job el poeta se siente abandonado de sus seres queridos por ser un maldito de Dios, así es considerado a raíz de su nuevo y detestable aspecto. Aquí es cuando se sospecha que la enfermedad posiblemente sea lepra y que por motivos de seguridad-higiene hayan tenido que separar del infectado. Los ojos del paciente de adormecen por el dolor y se siente preso y agarrotado de su sufrimiento. Sin embargo el pensamiento de la ultratumba le aterra porque allí nadie puede alabar a Dios, simplemente este no podrá escucharlos.

En aquella época se pensaba que Dios no se preocupaba por los que habían muerto, y por eso desesperada mente le pide a Dios que lo salve de la muerte ya que la resucitación no es una opción. En las tinieblas no hay relación con Dios, los espíritus débiles dejan sus cuerpos y se convierten en ectoplasma, se quedan en la tierra del olvido y las sombras. La tercera parte del salmo es un poco más resignada al destino del salmista y la interrogante cambia a: ¿Por qué Dios lo rechaza?

Moribundo pidiendo por la salvación

Del versículo 14 al 19 el salmista siente una enorme soledad y sigue aclamando a Dios un auxilio, no hay culpas en su corazón y no puede dejar de preguntarse por qué se encuentra en esa situación donde Yahvé le ha ocultado su rostro y le ha abandonado de igual forma que sus amigos. Siempre ha sufrido el miedo de morir por ser mortal, la filosofía del individuo era que todo pasaba porque Dios así lo quería no había distinción de voluntad positiva y permisiva divina así que todo estaba directamente con el altísimo. La diferencia de este salmista y Job es que Job logra salvarse y lo declara a la sociedad. Aquí el final es inconcluso y extraño no es como las otras composiciones en donde se libera al enfermo de la muerte.

Salmo 88
Puntúa este artículo


Quizá te interese