Salmo 71



¿Cuál es el salmo 71?

Oración de un anciano
1 Yo me refugio en ti, Señor,

¡que nunca tenga que avergonzarme!

2 Por tu justicia, líbrame y rescátame,

inclina tu oído hacia mí, y sálvame.

3 Sé para mí una roca protectora,

tú que decidiste venir siempre en mi ayuda,

porque tú eres mi Roca y mi fortaleza.

4 ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío,

de las garras del malvado y del violento!

5 Porque tú, Señor, eres mi esperanza

y mi seguridad desde mi juventud.

6 En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre;

desde el seno materno fuiste mi protector,

y mi alabanza está siempre ante ti.

7 Soy un motivo de estupor para muchos,

pero tú eres mi refugio poderoso.

8 Mi boca proclama tu alabanza

y anuncia tu gloria todo el día.

9 No me rechaces en el tiempo de mi vejez,

no me abandones, porque se agotan mis fuerzas;

10 mis enemigos hablan contra mí,

y los que me acechan se confabulan, diciendo:

11 «Dios lo tiene abandonado: persígnalo,

captúrenlo, porque no hay nadie quien lo libre».

12 ¡Oh Dios, no te quedes lejos de mí;

Dios mío, ven pronto a socorrerme!

13 ¡Queden confundidos y humillados

los que atentan contra mi vida! ¡Queden cubiertos de oprobio y de vergüenza

los que buscan mi perdición!

14 Yo, por mi parte, seguiré esperando

y te alabaré cada vez más.

15 Mi boca anunciará incesantemente

tus actos de justicia y salvación,

aunque ni siquiera soy capaz de enumerarlos.

16 Vendré a celebrar las proezas del Señor,

evocaré tu justicia, que es sólo tuya.

17 Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud,

y hasta hoy he narrado tus maravillas.

18 Ahora que estoy viejo y lleno de canas,

no me abandones, Dios mío,

hasta que anuncie las proezas de tu brazo

a la generación que vendrá.

19 Tu justicia llega hasta el cielo, oh Dios:

tú has hecho grandes cosas,

y no hay nadie igual a ti, Dios mío.

20 Me hiciste pasar por muchas angustias,

pero de nuevo me darás la vida;

me harás subir de lo profundo de la tierra,

21 acrecentarás mi dignidad

y volverás a consolarme.

22 Entonces te daré gracias con el arpa,

por tu fidelidad, Dios mío;

te cantaré con la cítara,

a ti, el Santo de Israel.

23 Mis labios te cantarán jubilosos,

y también mi alma, que tú redimiste.

24 Yo hablaré de tu justicia todo el día,

porque quedarán confundidos y avergonzados

los que buscan mi perdición.

Oración de un anciano

El salmo 71 profesa la oración de un anciano que daba gracias al Padre celestial por la obra que hacía en su vida pero también pedía ser librado por el DIOS en medio de las circunstancias que se levantaban, ya que le afectaban espiritualmente, físicamente y emocionalmente, debido a que se trataba de un hombre que ya tenía una edad avanzada donde su único objetivo era agradar al Padre celestial en todos sus caminos mientras se disponía a vivir los últimos años de su vida.

Hombre mayor orando a Dios

No hay que olvidar que la misericordia y gracia se hacían manifiestas en el por cuanto entendió la magnitud de lo que debía hacer por Cristo desde la juventud. No obstante pasó a vivir momentos de angustia y apremio, ya que se presumía que era un hombre totalmente pobre en el ámbito de la economía. Sin embargo para DIOS las personas que solo confían en sus posesiones terrenales son las que realmente se pueden calificar como pobres, ya que el Padre celestial busca corazones arrepentidos y humillados que decían tomar la decisión total de hacer su voluntad.

Si de por si fuiste o conoces a alguna de estas personas, hay que destacar que siempre serán vistas con ojos de amor por el Padre eterno ya que solo espera una oración que active su poder para provocar el revestimiento celestial, el cual ocurre de manera total cuando estas personas aceptan al Señor como salvador. De por si genera esto una fiesta en los cielos, ya que esto es producido cuando una nueva alma reconoce la necesidad de DIOS en su vida para poder comenzar a experimentar su poder transformador y renovador. El termino revestimiento es una de las acciones que más les agrada ejecutar al creador de los cielos y la tierra, porque a través de él coloca en evidencia su amor eterno hacia las almas de la tierra en su afán porque toda la tierra conozca acerca de su palabra.

¿Cuáles eran las pruebas de Dios en el salmo 71?

Los procesos que permite el eterno DIOS en nuestras vidas muchas veces no son sencillos, ya que colocan a prueba nuestra resistencia y de verdad hacen poder ver cuál es el verdadero avance que hasta entonces DIOS haya producido en cada uno de nosotros, porque de acuerdo con esto la solución estará más cerca o más lejos, dependiendo de todo lo que el Padre celestial pretenda preparar para de manera totalmente creativa otorgarnos la victoria sobre cada prueba resistida.

Oración de un anciano – Salmo 71

Devuelta al salmo 71, este anciano sabía que había sido marcado por un propósito sobrenatural que nunca le dejó en medio del proceso de crecimiento, y que a pesar de cada una de las cosas vividas, podía encontrar la verdadera paz y felicidad en Cristo Jesús, el cual le sacó de lo más vil para colocarle en un sitio de gloria. No obstante en su vejez su principal petición era mejorar su salud que naturalmente a causa de sus años comenzaba a deteriorarse, pero de cualquier manera logró vencer y disfrutar en la presencia de DIOS los últimos días de su vida que fueron totalmente gloriosos.

Salmo 71
Puntúa este artículo


Quizá te interese