Salmo 65



¿Cuál es el Salmo 65?

1 Del maestro de coro. De David. Canto.

2 A ti, oh Dios, te corresponde

un canto de alabanza en Sión,

y todos tienen que cumplir sus votos,

3 porque tú escuchas las plegarias.

A ti acuden todos los hombres

4 bajo el peso de sus culpas;

nuestras faltas nos abruman,

pero tú las perdonas.

5 Feliz el que tú eliges y atraes

para que viva en tus atrios:

¡que nos saciemos con los bienes de tu Casa,

con los dones sagrados de tu Templo!

6 Por tu justicia, Dios, salvador nuestro,

nos respondes con obras admirables:

tú eres la esperanza de los confines de la tierra

y de las islas más remotas.

7 Tú afianzas las montañas con tu poder,

revestido de fortaleza;

8 acallas el rugido de los mares,

el estruendo de las olas

y el tumulto de los pueblos.

9 Los que habitan en las tierras más lejanas

temen tus obras prodigiosas;

tú haces que canten de alegría

el oriente y el occidente.

10 Visitas la tierra, la haces fértil

y la colmas de riquezas;

los canales de Dios desbordan de agua,

y así preparas sus trigales:

11 riegas los surcos de la tierra,

emparejas sus terrones;

la ablandas con aguaceros

y bendices sus brotes.

12 Tú coronas el año con tus bienes,

y a tu paso rebosa la abundancia;

13 rebosan los pastos del desierto

y las colinas se ciñen de alegría.

14 Las praderas se cubren de rebaños

y los valles se revisten de trigo:

todos ellos aclaman y cantan.

Del maestro de coro. De David. Canto

El salmo 65 se convierte en una declaración de reconocimiento de su soberanía y misericordia, porque el salmista David expresaba la esperanza que sentía en el Padre celestial, quien nunca le había dejado a pesar delas circunstancias, las cuales formaban parte de su entrenamiento para continuar dejando en ridículo las obras de Satanás en sus tiempos, porque a pesar de levantar diversos actores que tenían por objetivo destruir el plan divino de DIOS en la vida de David, todos quedaron en ridículo ante la intervención divina que se manifestó en este hombre marcado para cambiar el destino de una nación.

La Generosidad de Dios en la Naturaleza – Salmo 65

Entendiendo esto del salmo 65, son muchos los que desean la unción del salmista David en sus vidas, pero son pocos los que se determinan a pagar el precio que tuvo que luchar para ser considerado un hombre conforme al corazón de DIOS.

En medio de su humanidad, David sabía que el poder de DIOS seguiría a su favor, por cuanto no escatimaba esfuerzo alguno para ofrecer sacrificios y adoración a DIOS sin importar lo que su entorno manifestara de lo que hacía; esto era tan real que la palabra comenta que este hombre llego a danzar para DIOS incluso desnudo, porque tenía por poco la opinión de los demás, ya que lo hacía para mostrar a DIOS su pureza y santificación, cualidades que le abrieron camino como uno de los más grandes representantes del Gobierno eterno de DIOS.

¿Qué ofrece el salmo 65?

El salmista estaba tan seguro de su identidad en Cristo que no se dejó amedrentar por cada amenaza que recibía, por más fuerte que fuese, ya que estaba totalmente seguro de quien actuaría en su favor y le coronaría de favor y gloria ante la mirada atónita de todos sus angustiadores.

A pesar de los momentos difíciles David recordaba que el DIOS a quien sirvió Moisés, Jacob, Abraham era el mismo a quien él servía y que le daría la victoria sobre cualquier circunstancia. En medio de la angustia se refugiaba en la presencia del Padre celestial, que le había puesto la carga por libertar a toda una nación, y que en deseo no prevalecerían las artimañas de sus angustiadores, porque David definía a los hombres como polvo en las manos de DIOS, sabiendo que todo lo que estaba haciendo por cumplir el plan divino en su vida y en la tierra estaba resguardado por la mano poderosa de DIOS quien le abriría cualquier camino que pareciese cerrado.

Dios ama sin condición

La seguridad de David también radicaba en que todo lo que existe es sostenido por la mano de DIOS; por tanto si los animales, mares y ríos continuaban siendo esplendorosos ante los ojos del Padre celestial, el salmista estaba totalmente confiado de que DIOS no le fallaría en medio de la adversidad que se encontraba viviendo. De igual manera el eterno DIOS nos llama a confiar cada día en él porque es nuestro mejor sustento, refugio, escudo, pero también quién nos dará estrategias adecuadas para atacar los dardos de Satanás y establecer el Reino de DIOS y su justicia en el mundo

Salmo 65
Puntúa este artículo


Quizá te interese