Salmo 61



¿Cuál es el salmo 61?

1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. De David.

2 ¡Dios mío, escucha mi clamor,

atiende a mi plegaria!

3 Yo te invoco desde los confines de la tierra,

mientras mi corazón desfallece.

Condúceme a una roca inaccesible,

4 porque tú eres para mí un refugio

y una fortaleza frente al enemigo.

5 ¡Que yo sea siempre un huésped en tu Carpa

y pueda refugiarme al amparo de tus alas!

6 Porque tú, Dios mío, tienes en cuenta mis votos

y me das la herencia de los que temen tu Nombre.

7 Añade días a los días del rey:

que duren sus años por muchas generaciones;

8 que reine para siempre en la presencia de Dios,

que la Gracia y la Fidelidad lo protejan.

9 Así cantaré a tu Nombre eternamente

y días tras día cumpliré mis votos.

Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. De David

El poeta David plasmaba en este salmo 61, otra joya literaria que no quedaría para nada por debajo de la mesa, porque a pesar de sus múltiples oraciones de angustia y desespero por activar el poder de DIOS, también escribió grandes versos de adoración, donde expresaba su total agradecimiento a lo que DIOS estaba realizando en su vida, porque pese a los procesos que constantemente vivía, la bendición del cielo siempre se hacía presente en su vida para lograr demostrar a propios y extraños que la persona que se encuentra cimentada en la roca, siempre será promovida y promocionada en público.

La luz que ilumina a los angustiados en la oscuridad

Como sucedió con el salmista David, que pasó de estar escondido apacentando ovejas, a ser uno de los personajes más reconocidos de la biblia y de la historia, por su excelsa labor como rey de Israel e iniciador de la construcción de un templo especial el cual su hijo Salomón quien le sucedió en el reinado finalizaría y disfrutaría de los momentos de adoración que se vivían en ese lugar.

¿Cuáles formas tiene de confiar el salmo 61?

El libro de los salmos coloca a nuestra disposición 2 poderosas maneras de confiar, la primera que espera una destrucción del planeta y de la humanidad por parte de Satanás, mientras que la otra es la que proviene desde el cielo y hace cambiar el rumbo y destino de una persona para que esta pueda direccionarse hacia un mejor futuro que solo se encuentra en DIOS.

Entendiendo esto, David cada día afirmaba su necesidad de ser invadido por la intervención y poder de DIOS en su vida, ya que a través de ello lograría sortear cualquier momento de necesidad y calamidad con la esperanza de que sería librado de cada uno de ellos, esa solida esperanza que la humanidad solo puede encontrar en el único y verdadero DIOS, que siempre toca la puerta e nuestro corazón, pero nos deja a libre elección poder ser visitados por su presencia e intervención divina.

Durante momentos difíciles debes recordar quien te ha salvado y ha permitido que te encuentres viviendo hasta este momento, resistiendo los ataques del maligno. No desistas en esta poderosa verdad porque es la que te mantendrá firme en esos momentos para que puedas discernir cada uno de los ataques del maligno, y a través de la oración e intimidad con DIOS determinar cuál postura y decisión tomar en defensa y del mismo modo en ataque para que la soberanía de Cristo continúe invadiendo tu vida. Hay que entender que la carrera no es fácil pero si DIOS te otorgó la vida es porque sabe de tu capacidad de resistir y esperar su intervención divina para hacer de tu vida una bendición.

Confianza en la protección de Dios – Salmo 61

El mensaje que el cielo nos quiere dar a través de los salmos y este salmo 61 en particular,  es que no debemos desistir en continuar siendo representantes de su Gobierno celestial, porque así como David fue un personaje clave en sus tiempos, el Padre celestial espera de cada uno de nosotros que nos levantemos para hacer la diferencia y ver a cada uno de nuestros enemigos a caer por causa del poder eterno que nos habitan.

Salmo 61
Puntúa este artículo


Quizá te interese