Salmo 41



¿Cuál es el salmo 41?

1 Del maestro de coro. Salmo de David.

2 Feliz el que se ocupa del débil y del pobre:

el Señor lo librará en el momento del peligro.

3 El Señor lo protegerá y le dará larga vida,

lo hará dichoso en la tierra

y no lo entregará a la avidez de sus enemigos.

4 El Señor lo sostendrá en su lecho de dolor

y le devolverá la salud.

5 Yo dije: «Ten piedad de mí, Señor,

sáname, porque pequé contra ti».

6 Mis enemigos sólo me auguran desgracias:

«¿Cuándo se morirá y desaparecerá su nombre?».

7 Si alguien me visita, habla con falsedad,

recoge malas noticias y las divulga al salir.

8 Mis adversarios se juntan para murmurar contra mí,

y me culpan de los males que padezco, diciendo:

9 «Una enfermedad incurable ha caído sobre él;

ese que está postrado no volverá a levantarse».

10 Hasta mi amigo más íntimo, en quien yo confiaba,

el que comió mi pan, se puso contra mí.

11 Pero tú, Señor, ten piedad de mí;

levántame y les daré su merecido.

12 En esto reconozco que tú me amas,

en que mi enemigo no canta victoria sobre mí.

13 Tú me sostuviste a causa de mi integridad,

y me mantienes para siempre en tu presencia.

14 ¡Bendito sea el Señor, el Dios de Israel,

desde siempre y para siempre!

¡Amén! ¡Amén!

Del maestro de coro. Salmo de David

El salmo 41 expresa la situación de una persona afligida y acongojada que necesita de una intervención divina de manera sobrenatural. Sabe que por su condición en específico necesitaba un cambio de rumbo con el único ser que cambia las vidas de las personas de manera total, quien especialmente se ocupa de los débiles y desamparados porque es parte de su naturaleza. Son características fidedignas que evidencian quien realmente es el verdadero DIOS.

Oración Pidiendo Salud

El anhelo de aquella persona era recibir la sanidad divina desde el cielo, aquella que deja en ridículo los parte médicos terrenales entendiendo que vienen desde el mejor laboratorio médico que se encuentra en el cielo. Esta persona anhelaba su sanidad porque no quería solamente adorar con el alma sino también con todo su ser. Esta persona se daba ánimos cada momento, porque en medio de su depresión debía mantener su fe al pie del cañón.

¿Se puede orar el salmo 41 en distintas situaciones?

Cuando hablamos de fe, se habla totalmente de colocar nuestra confianza en el eterno, quien no escatimó esfuerzos para morir por nosotros en una cruz y cumplir su hermosa e incomparable, para que cada uno de los que estamos en esta carrera de la vida podamos conducirnos al camino de la vida eterna, aquella que traerá gozo y alegría por siempre, desechando toda tristeza y maldad. El Rey de Reyes cada día pretende continuar su entrenamiento en nuestras vidas, y para ello permite en su soberanía diferentes situaciones que no pasan por debajo de la mesa y hacen que nos hagamos fuertes en medio de las circunstancias.

Cada una de las situaciones que se presentan pueden variar pero lo cierto es que cuando una persona tiene fe en su vida, comprende claramente lo que dice la biblia en el nuevo testamento, donde asegura que la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Si regresamos al personaje del salmo 41, debemos destacar que en medio de su aflicción esta persona estaba confiada en que DIOS actuaría de manera especial en su vida, con el objetivo de glorificar su nombre. No importa la situación o diagnóstico médico, porque la última palabra de todo ese proceso la tiene el Padre celestial, y es algo que a la gran mayoría nos cuesta entender.

El personaje del salmo no solo se encontraba enfermo físicamente, sino también en el ámbito emocional porque sus más fieles amigos le habían fallado y por si fuera poco dado la espalda. Todo ello ocurre para que la humanidad comprenda que el hombre es humano y puede fallarte y decepcionare en cualquier momento, pero si tu confianza no está puesta en un hombre, sino en el poder sobrenatural del Padre celestial, entonces comienza a celebrar porque el tiempo de sanidad, liberación e intervención divina ha comenzado a llegar.

Dios con los niños

En el caso de David, se puede mencionar que su nivel de fe, oración e integridad marcó la diferencia para lograr ser un hombre de excelencia en medio de la adversidad. No olvides que el Padre celestial tiene planes de bendición para tu vida.

Salmo 41
Puntúa este artículo


Quizá te interese