Salmo 38



¿Cuál es el salmo 38?

1 Salmo de David. En memoria.

2 Señor, no me reprendas por tu enojo

ni me castigues por tu indignación.

3 Porque me han traspasado tus flechas

y tu brazo se descargó sobre mí:

4 no hay parte sana en mi carne,

a causa de tu furor.

No hay nada intacto en mis huesos,

a causa de mis pecados;

5 me siento ahogado por mis culpas:

son como un peso que supera mis fuerzas.

6 Mis heridas hieden y supuran,

a causa de mi insensatez;

7 estoy agobiado, decaído hasta el extremo,

y ando triste todo el día.

8 Siento un ardor en mis entrañas,

y no hay parte sana en mi carne;

9 estoy agotado, deshecho totalmente,

y rujo con más fuerza que un león.

10 Tú, Señor, conoces todos mis deseos,

y no se te ocultan mis gemidos:

11 mi corazón palpita, se me acaban las fuerzas

y me falta hasta la luz de mis ojos.

12 Mis amigos y vecinos se apartan de mis llagas,

mis parientes se mantienen a distancia;

13 los que atentan contra mí me tienden lazos,

y los que buscan mi ruina me amenazan de muerte;

todo el día proyectan engaños.

14 Pero yo, como un sordo, no escucho;

como un mudo, no abro la boca:

15 me parezco a uno que no oye

y no tiene nada que replicar.

16 Yo espero en ti, Señor:

tú me responderás, Señor, Dios mío.

17 Sólo te pido que no se rían de mí,

ni se aprovechen cuando tropiecen mis pies.

18 Porque estoy a punto de caer

y el dolor no se aparta de mí:

19 sí, yo confieso mi culpa

y estoy lleno de pesar por mi pecado.

20 Mi enemigos mortales son fuertes;

y son muchos los que me odian sin motivo,

21 los que me retribuyen con maldades

y me atacan porque busco el bien.

22 Pero tú, Señor, no me abandones,

Dios mío, no te quedes lejos de mí;

23 ¡apresúrate a venir en mi ayuda,

mi Señor, mi salvador!

Salmo de David. En memoria

El salmo 38 se convierte en una declaración de un hombre desesperado en ofrecer el mejor sacrificio de adoración porque considera su vida como poca ante el inmenso poder de DIOS. Sabía que a pesar que intentaba agradar al Padre celestial a diario cometía diferentes faltas que le hacían sentirse impuro por lo que comprendía que todo ello venía de parte de una raíz de iniquidad. Pese a ello su corazón nunca perdió la humildad y la gracia que viene dada desde el cielo de manera diferente a cada uno de sus hijos, por lo que ello le generaba una esperanza genuina en medio de la adversidad.

La Oración de un Penitiente

El salmista David profesa en el salmo 38 una serie de versos que confrontan la vida de cualquier persona porque a pesar de creer que hace lo bueno, siempre se genera la huella de la duda, la cual genera un estado de inconformidad, por lo que en esos tiempos esta persona deseaba conocer su destino profético que le llevaría a cumplir una misión divina, encomendada desde el cielo únicamente a él porque estaba dotado con las características adecuadas para cumplir dicha asignación, porque en medio de muchas personas, el Padre celestial tuvo misericordia de él para escogerle.

¿El salmo 38 es para personas desorientadas?

De igual forma pasa con nuestras vidas en la actualidad, ya que si pensabas que no eres bueno para nada, entonces te equivocas, porque la bendición de poder vivir es un premio que DIOS concede a cada una de las personas que son escogidas desde el cielo por diferentes características que determinan el destino profético de ellos. Ante esta gran verdad debes sentirte bendecido porque así como David fue entrenado para conseguir el éxito, todos y cada uno de nosotros nos encontramos en la carrera de la vida, que presentará diferentes obstáculos, pero que servirán de preparación para hacernos fuertes y maduros en el momento en que llegue el momento de nuestra promoción ante el mundo terrenal.

Este individuo era una persona agotada de hacer las mismas cosas siempre, por lo que pedía al Padre eterno una intervención divina que podría cambiar su destino. Esta persona no le encontraba un sentido claro a la vida, pero cada uno de nosotros debemos ser persistentes en que el camino lleno de espigas o rosas nos conducirá a alcanzar el propósito divino que el Padre eterno ha preparado para nuestras vidas. No desesperes porque cada vez puedes estar más cerca de lograrlo porque DIOS cree en las capacidades que ha puesto en tu vida.

Dios nos cuida desde pequeños, nos da razones para vivir

Muchas personas desorientadas en la actualidad al no encontrarle sentido a la vida prefieren suicidarse y ensuciar su camino a la eternidad, por lo que este salmo también alienta al pueblo de DIOS a no dejarse llevar por esas corrientes que llevan a fraguar pensamientos malignos para hacer lo malo ante los ojos de DIOS. Es tiempo de levantarse y seguir adelante porque la recompensa eterna solo la arrebatan los valientes, y en medio de las pruebas DIOS desea que cada uno de nosotros pertenezcamos a ese selecto grupo de valientes.

Salmo 38
Puntúa este artículo


Quizá te interese