Salmo 37



¿Cuál es el salmo 37?

1 De David.

[Alef] No te exasperes a causa de los malos,

ni envidies a los que cometen injusticias,

2 porque pronto se secarán como el pasto

y se marchitarán como la hierba verde.

3 [Bet] Confía en el Señor y practica el bien;

habita en la tierra y vive tranquilo:

4 que el Señor sea tu único deleite,

y él colmará los deseos de tu corazón.

5 [Guímel] Encomienda tu suerte al Señor,

confía en él, y él hará su obra;

6 hará brillar tu justicia como el sol

y tu derecho, como la luz del mediodía.

7 [Dálet] Descansa en el Señor y espera en él;

no te exasperes por el hombre que triunfa,

ni por el que se vale de la astucia

14c para derribar al pobre y al humilde.

8 [He] Domina tu enojo, reprime tu ira;

no te exasperes, no sea que obres mal;

9 porque los impíos serán aniquilados,

y los que esperan al Señor, poseerán la tierra.

10 [Vau] Un poco más, y el impío ya no existirá;
si buscas su casa, ya no estará;

11 pero los humildes poseerán la tierra

y gozarán de una gran felicidad.

12 [Zain] El malvado urde intrigas contra el justo,

y al verlo, rechinan sus dientes;

13 pero el Señor se burla de él,

sabiendo que se le acerca la hora.

14 [Jet] Los impíos desenvainan la espada

y tienden sus arcos para matar al justo;

15 pero su espada les atravesará el corazón

y sus arcos quedarán destrozados.

16 [Tet] Vale más la pobreza del justo

que las grandes riquezas del malvado:

17 porque los brazos del impío se quebrarán,

pero el Señor sostiene a los justos.

18 [Iod] El Señor se preocupa de los buenos

y su herencia permanecerá para siempre;

19 no desfallecerán en los momentos de penuria,

y en los tiempos de hambre quedarán saciados.

20 [Caf] Pero los malvados irán a la ruina,

y los enemigos del Señor pasarán

como la hermosura de los prados,

se disiparán más pronto que el humo.
21 [Lámed] El impío pide prestado y no devuelve,

el justo, en cambio, da con generosidad;

22 los que el Señor bendice, poseerán la tierra,

y los que él maldice, serán exterminados.

23 [Mem] El Señor asegura los pasos del hombre

en cuyo camino se complace:

24 aunque caiga no quedará postrado,

porque el Señor lo lleva de la mano.

25 [Nun] Yo fui joven, ahora soy viejo,

y nunca vi un justo abandonado,

ni a sus hijos mendigando el pan;

26 él presta siempre con generosidad

y su descendencia será bendecida.

27 [Sámec] Aléjate del mal, practica el bien,

y siempre tendrás una morada,

28 porque el Señor ama la justicia

y nunca abandona a sus fieles.

[Ain] Los impíos serán aniquilados

y su descendencia quedará extirpada,

29 pero los justos poseerán la tierra

y habitarán en ella para siempre.

30 [Pe] La boca del justo expresa sabiduría

y su lengua dice lo que es recto:

31 la ley de Dios está en su corazón

y sus pasos no vacilan.

32 [Sade] El malvado está al acecho del justo

con la intención de matarlo,

33 pero el Señor no lo abandona en sus manos

ni deja que lo condenen en el juicio.

34 [Qof] Espera en el Señor y sigue su camino:

40b él te librará de los impíos;

34b te honrará con la posesión de la tierra

y tú mismo verás la ruina de los malos.

35 [Res] Yo vi a un impío lleno de arrogancia,

que florecía como un cedro frondoso;

36 pasé otra vez, y ya no estaba,

lo busqué, y no se lo pudo encontrar.

37 [Sin] Observa al inocente, fíjate en el bueno;

el que busca la paz tendrá una descendencia;

38 pero los pecadores serán aniquilados

y su descendencia quedará extirpada.

39 [Tau] La salvación de los justos viene del Señor,

él es su refugio en el momento del peligro;

40 el Señor los ayuda y los libera,

los salva porque confiaron en él.

De David

El salmo 37 expresa la oración de un hombre angustiado por la enfermedad y los constantes ataques de sus angustiadores, en donde recurría al único que le podía hacer la justicia eterna como lo es el Rey de reyes y Señor de señores. En estos tiempos de enfermedad podía observar como su cuerpos se iba deteriorando a causa del avance de estas anomalías que le proporcionaban un estado de preocupación, por lo que recordaba que su único refugio en donde podía encontrar la sanidad divina se encontraba en Cristo.

Hombre angustiado y enfermo, pide clemencia a Dios por su situación

Si hoy estás pasando por una situación de este tipo entonces no pierdas el tiempo en cosas vanas porque tu sanidad se encuentra al alcance de una oración determinante que cambiará el destino de tu vida para siempre, porque la sanidad obrará en ella de manera rápida, verdadera y eficaz, mucho mejor de lo que puede obrar las manos de un médico terrenal.

¿Cuáles son las razones del mal según el salmo 37?

En este salmo 37 el salmista David aseguraba que los grandes enemigos de las personas justas se encontraban avanzando en sus perversos propósitos por lo que la hermosa presencia de DIOS debía presentarse para generar una intervención como nunca antes vista, ya que él ha prometido a sus hijos una protección en todo omento que sobrepasará cualquier intento de propagar la maldad.

David activó la poderosa promesa que se mantiene hasta nuestros días donde la palabra asegura que DIOS no ha visto justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan, por lo que cualquiera que sea la circunstancia que estés pasando, no será olvidada por el Padre celestial quien actuará en tu favor mientras le proporciones toda la gloria, honra y alabanza como lo hacía a diario el salmista David.

Pese a que la maldad continua haciendo de las suyas en el mundo actual, DIOS ha permitido eso para enseñarnos a ver a quien se debe clamar y pedir una intervención, debido a que la confianza de muchas personas a lo largo del mundo se ha ido en dirección a los hombres de la tierra que tienden a fallar con el fin de continuar preservando sus motivos e intereses personales, por lo que no son genuinos con las personas. A todos ellos, DIOS les hará pagar su mal proceder, porque los puestos que ocupan deben ser para ayudar a todas las personas como lo quisiera DIOS, y por esa causa la intervención divina llegará para poner orden en la tierra.

Yahvé curando al necesitado en su lecho

Todo lo que acontece en el presente es parte del cumplimiento de la palabra de DIOS, por lo que no debemos desesperar, antes bien debemos ser como el salmista David que abrió la brecha de la oración y la integridad para pedir por justicia divina que será el pan de cada en poco tiempo porque DIOS ha prometido beneficiar a cada uno de sus hijos, ya que en este sistema que se encuentra podrido por la corrupción muchos fraguan iniquidades en contra de ellos, pero serán cortados por la vara de justicia que permitirá devolver el orden y el infinito amor de DIOS a la tierra.

Salmo 37
Puntúa este artículo


Quizá te interese