Salmo 150



¿Cuál es el salmo 150?

1 ¡Aleluya!

Alaben a Dios en su Santuario,

alábenlo en su poderoso firmamento;

2 alábenlo por su inmensa grandeza.

3 Alábenlo con toques de trompeta,

alábenlo con el arpa y la cítara;

4 alábenlo con tambores y danzas,

alábenlo con laudes y flautas.

5 Alábenlo con platillos sonoros,

alábenlo con platillos vibrantes,

6 ¡Que todos los seres vivientes

alaben al Señor!

¡Aleluya!

Exhortación a alabar a Dios con instrumentos de música

El salmo 150 cierra una forma de adorar al Señor a través de los diferentes versos y cánticos que aparecen en cada una de estas líneas. El salmista David inspirado por la sabiduría y el conocimiento de DIOS, formó parte fundamental de las 150 joyas literarias que aparecen en este libro, y no podía hacerlo de otra forma que adorando al rey de reyes, haciendo honor de lo que el Padre celestial había depositado en su vida para que este hombre lograra llevar el nombre de DIOS en alto, y no se dejara amilanar por las circunstancias que le sobrevenían con el fin de dañar el plan soberano y eterno que el Padre eterno preparó para él.

Dios aconsejando un buen hombre

Otro de los puntos en donde fue uno de los mejores representantes del gobierno celestial y eterno fue en su identidad, ya que desde el momento que fue sellado para grandes cosas, y aún mucho antes, sabía quién había sido su creador, y además que su presencia en la tierra no formaba parte de una casualidad.

Muchos no lo tenían en cuenta por ser el menor de sus hermanos, pero hay alguien que siempre estuvo con él, y vio un potencial hermoso que ninguno más podía sobrepasar en esos tiempos. Seguramente él no lo creía tampoco, pero en el momento en que comenzó a experimentar las maravillas del cielo en su vida, su entendimiento se abrió y pudo comprender que grandes cosas se avecinaban con el fin de extender el gobierno de DIOS en la tierra y ser ejemplo de millones de generaciones hasta nuestros días, ya que no hubo otro adorador como el Salmista David, no sólo por su ímpetu, sino por lo genuino y verdadero de su corazón, el cual el Padre celestial vio con tanto amor, que no pudo evitar llenarlo de afecto, cariño, sabiduría y mucho entendimiento, para hacer de él un excelente embajador del reino de los cielos en su tiempo.

¿Cuál es el punto del salmo 150?

El punto medular del salmo 150 es la manera de adorar el rey de reyes y señor de señores, un punto donde el salmista David era un especialista, y asimismo el Padre espera que cada uno de nosotros nos dispongamos a ofrecer toda la gloria honor y alabanza al DIOS de lo sobrenatural. La especialidad de David era danzar, un acto donde todo el cuerpo comienza a dar diferentes movimientos reverentes hacia la gloria y poder del único, verdadero y excelso DIOS.

Dios caminando con el prójimo

Cuando esto ocurría, a David no le importaba lo que pensaran de él, porque lo hacía con tanto amor que al Padre le cautivaba. Por otra parte fue un gran músico, el cual compuso muchas alabanzas al rey, siendo este otro gran elemento con el que podemos adorar de manera sobrenatural, porque los instrumentos musicales fueron creados por DIOS para crear diferentes melodías, por medio de hombres sabios que permitirían establecer una herramienta más que importante hoy en día con la cual poder adorar a DIOS, ya que de él es la música y cada uno de los ritmos que existen y están por existir, demostrando que todo lo que existe y respira debe alabar al único y verdadero DIOS.

Salmo 150
Puntúa este artículo


Quizá te interese