Salmo 141



¿Cuál es el salmo 141?

1 Salmo de David.

Yo te invoco, Señor, ven pronto en mi ayuda;

escucha mi voz cuando te llamo;

2 que mi oración suba hasta ti como el incienso,

y mis manos en alto, como la ofrenda de la tarde,

3 Coloca, Señor, un guardián en mi boca

y un centinela a la puerta de mis labios;

4 no dejes que mi corazón se incline a la maldad,

o a cometer delitos con hombres perversos.

¡No, nunca gustaré de sus manjares!

5 Que el justo me golpee como amigo y me corrija,

pero que el óleo del malvado no perfume mi cabeza:

yo seguiré oponiendo mi oración a sus maldades.

6 Sus príncipes cayeron despeñados,

esos que se complacían en oírme decir:

7 «Como una piedra de molino hecha pedazos

están esparcidos nuestros huesos

ante las fauces del Abismo».

8 Pero mis ojos, Señor, fijos en ti:

en ti confío, no me dejes indefenso.

9 Protégeme del lazo que me han tendido

y de las trampas de los que hacen el mal.

10 ¡Caigan los malvados en sus propias redes,

mientras yo paso sin hacerme daño!

Salmo de David.

La oración expresada por el salmista David durante el salmo 141 es una oración de plegaria pidiendo por la justicia divina de DIOS en su vida, ya que el necesitaba a través de la intimidad con el Padre celestial, poder continuar cultivando una poderosa relación que con el pasar del tiempo se fue fortaleciendo para lograr establecer el gobierno y el nombre de DIOS en la vida de este hombre, a quién de tanto doblar rodillas en oración se le acababan las palabras, por lo que en medio de ese momento, su oración era por recibir palabras del cielo para establecer una conversación profética con el cielo.

Oración a fin de ser guardado del mal – Salmo 141

Pese a que en su naturaleza humana también se equivocaba, no escatimaba esfuerzos para ser uno de los hombres más fieles al Padre celestial y su promesa entregada en toda la historia de la tierra, por lo que esto no agradaba a cada uno de sus enemigos, angustiadores y detractores, los cuales no querían verle triunfar, porque en el fondo reconocían que existía un poder superior en él, por lo poderoso de la gracia que estaba siendo colocada en su vida. El camino no fue nada fácil, pero el Padre eterno otorgó a David cantidades de triunfos a causa de su fidelidad.

¿Para qué sirve el salmo 141?

Una de las cosas más importantes en la vida David, así como en cada uno de los hijos de DIOS es el tema de su corazón, ya que es lo único que almacena los pensamientos y las emociones, por lo que el Padre desea que guardemos sobre todas las cosas nuestro corazón, tal cual lo dice su palabra. Es hora de que la naturaleza divina supere la naturaleza humana que se encuentra en nosotros para impactar a un mundo y toda una generación que hoy se pierde a causa del pecado y las iniquidades. En el salmo 141 se insiste tanto en el corazón porque de allí proviene lo bueno y lo malo, por lo que el Padre celestial pretende libertarnos y lograr un giro total a nuestras vidas para agradarle en todo nuestro andar.

Todo este sacrificio que el Padre celestial le pediría a David no pasaría desapercibido, porque el creador de los cielos y la tierra tiene una recompensa preparada para sus hijos, y David no fue la excepción, debido a que en medio de la adversidad logró convertirse en rey de Israel, y de esta manera acomodar todas las cosas que se encontraban desalineadas para hacer del reino de los cielos el pan e cada día de esta nación que siempre tuvo la misericordia del maestro de maestros de su lado.

Escaleras hacia el cielo

En el caso del salmista David, otra de las recompensas que traería su fidelidad era vencer a cada uno de sus angustiadores y enemigos que deseaban acabar con su vida y de esta manera con todas las cosas eternas que reinaban en su vida. Sin embargo cuando la cobertura de DIOS se hizo cargo de su vida, le entregó todos los enemigos en sus manos para darse cuenta de que el rey de reyes le hacía grande en la tierra a causa de su corazón de adorador.

Salmo 141
Puntúa este artículo


Quizá te interese