Salmo 135



¿Cuál es el salmo 135?

1 ¡Aleluya!

Alaben el nombre del Señor,

alábenlo, servidores del Señor,

2 los que están en la Casa del Señor,

en los atrios del Templo de nuestro Dios.

3 Alaben al Señor, porque es bueno,

canten a su Nombre, porque es amable;

4 porque el Señor eligió a Jacob,

a Israel, para que fuera su posesión.

5 Sí, yo sé que el Señor es grande,

nuestro Dios está sobre todos los dioses.

6 el Señor hace todo lo que quiere en el cielo y en la tierra,

en el mar y en los océanos.

7 Levanta las nubes desde el horizonte,

con los relámpagos provoca la lluvia,

saca a los vientos de sus depósitos.

8 El hirió a los primogénitos de Egipto,

tanto a los hombres como a los animales:

9 realizó señales y prodigios

–en medio de ti, Egipto–

contra el Faraón y todos sus ministros.,

10 Derrotó a muchas naciones

y mató a reyes poderosos:

11 a Sijón, rey de los amorreos,

a Og, rey de Basán,

y a todos los reyes de Canaán.

12 Y dio sus territorios en herencia,

en herencia a su pueblo, Israel.

13 Tu Nombre, Señor, permanece para siempre,

y tu recuerdo, por todas las generaciones:

14 porque el Señor defiende a su pueblo

y se compadece de sus servidores.

15 Los ídolos de las naciones son plata y oro,

obra de las manos de los hombres:

16 tienen boca, pero no hablan;

tienen ojos, pero no ven;

17 tienen orejas, pero no oyen,

y no hay aliento en su boca.

18 ¡Qué sean como ellos los que los fabrican,

y también los que confían en ellos!

19 Pueblo de Israel, bendice al Señor;

familia de Aarón, bendice al Señor;

20 familia de Leví, bendice al Señor;

fieles del Señor, bendigan al Señor.

21 ¡Bendito sea el Señor desde Sión,

el que habita en Jerusalén!

¡Aleluya!

¡Aleluya!

El salmo 135 nos muestra en su marquesina divina la exaltación a DIOS como el único y verdadero soberano, el cual por su inagotable misericordia escoge a las personas adecuadas para fijar los destinos de la tierra porque toda autoridad es puesta por él, bien sea para avergonzar a las personas que confían en el maligno o también para preparar a sus hijos mediante un proceso para que confíen y aprendan a vivir dependiendo de su gloria y magnificencia inagotable. Solo de esta manera lograremos llegar a la plenitud de felicidad en nuestras vidas, debido a que no podremos aplicando nuestras propias fuerzas, ya que nos darán un radio de acción limitado, y por consiguiente llevándonos a la destrucción.

La grandeza del señor controlando el universo

Nuestras vidas se deben convertir en un sinónimo de agradecimiento porque cada día que el Padre celestial nos permite vivir es una nueva oportunidad para agradarle, y si no estabas haciendo las cosas del todo bien, su palabra nos dice claramente que el hizo que las cosas viejas pasaran para que todas fueran hechas nuevas. Claramente eso nos da a entender que el dador de la vida se olvida de nuestros pecados e iniquidades y hace borrón y cuenta nueva en nuestras vidas para lograr agradarle en medio de la dificultad.

¿qué muestra el salmo 135?

El pueblo de Israel necesitaba humillarse al Padre celestial a causa de sus múltiples pecados y equivocaciones en donde se mostraba una vez más como ese DIOS de amor que borra el pecado y desea ver nuevamente las mejores bendiciones en nuestras vidas. El agradecimiento de los israelitas debía ser eterno porque múltiples fueron las batallas, pero de todas fueron librados por el Señor de señores, ya que estos eran el pueblo escogido de DIOS, nación en donde muchos años después su hijo Jesucristo nació para cambiar el destino de toda la humanidad.

Estos no merecían la intervención divina de la soberanía del Padre celestial, pero cuando el amor de un Padre por sus hijos se manifiesta, no hay nada ni nadie que pueda detenerlo, y si lo hace un padre terrenal, mucho más rápido será hecho por el rey de reyes y señor de señores.

El autor del salmo 135 lo exalta describiéndole como el único ser en todo el universo a quien toda la naturaleza le obedece sin condición alguna, por causa de su gloria infinita hasta en la última galaxia. Esto se puede evidenciar en el nuevo testamento cuando el hijo de DIOS que se encontraba viviendo como hombre en el planeta tierra se encontraba durmiendo en una barca, mientras se suscitaba una gran tormenta que colocaba en vilo a toda la tripulación, y en el momento que no podían más recurrieron a Jesús, quién les reprendió por tener poca fe, y se dispuso a calmar la tempestad.

La vanidad de los ídolos

Todo esto quiere decir que en medio de las circunstancias, DIOS tiene el control de tu barca para nunca dejarla hundir, pero espera de cada uno de sus hijos un espíritu obediente y dispuesto a adorar al rey de reyes cualquiera sea tu situación.

Salmo 135
Puntúa este artículo


Quizá te interese