Salmo 132



¿Cuál es el salmo 132?

1 Canto de peregrinación.

Acuérdate, Señor, en favor de David,

de todos sus desvelos,

2 del juramento que prestó al Señor,

del voto que hizo al Fuerte de Jacob:

3 «No entraré bajo el techo de mi casa

ni me acostaré en mi propio lecho;

4 no daré descanso a mis ojos

ni reposo a mis párpados,

5 hasta que encuentre un lugar para el Señor,

una Morada para el Fuerte de Jacob».

6 Sí, oímos hablar del Arca de Efratá,

y la encontramos en los campos de Jaar.

7 ¡Entremos en su Morada,

postrémonos ante el estrado de sus pies!

8 ¡Levántate, Señor, entra en el lugar de tu Reposo,

tú y tu Arca poderosa!

9 Que tus sacerdotes se revistan de justicia

y tus fieles griten de alegría.

10 Por amor a David, tu servidor,

no rechaces a tu Ungido.

11 El Señor hizo un juramento a David,

una firme promesa, de la que no se retractará:

«Yo pondré sobre tu trono

a uno de tus descendientes.

12 Si tus descendientes observan mi alianza

y los preceptos que yo les enseñaré,

también se sentarán sus hijos

en tu trono para siempre».

13 Porque el Señor eligió a Sión,

y la deseó para que fuera su Morada.

14 «Este es mi Reposo para siempre;

aquí habitaré, porque lo he deseado.

15 Yo lo bendeciré con abundantes provisiones

y saciaré de pan a sus pobres;

16 revestiré a los sacerdotes con la salvación,

y sus fieles gritarán de alegría.

17 Allí haré germinar el poder de David:

yo preparé una lámpara para mi ungido.

18 Cubriré de vergüenza a sus enemigos,

y su insignia real florecerá sobre él».

Canto de peregrinación

El salmo 132 se convierte en una declaración emanada por el salmista para impulsar el destino de su vida y de su familia en la tierra. El transitar de este hombre se convirtió en un poderoso ejemplo de como el Padre celestial puede cumplir cada una de sus promesas con las personas que se dejan gobernar y guiar por las maravillas que el rey de reyes y señor de señores prepara para sus escogidos.

La familia entregada a Dios

David no se amilanó y alcanzó cada una de esas victorias para engrandecer el nombre de Cristo, pero a su vez para dejar un legado poderoso en el cual su familia pudiera apoyarse para ser exitosos en la vida, y a su vez la humanidad en general pueden disfrutar del ejemplo de este hombre plasmado en las escrituras para demostrarnos de que no es imposible servir al Padre celestial y mantenernos fiel a sus presidios y designios en nuestras vidas.

¿Qué se pide en el salmo 132?

Cuando se habla de que no es fácil, es porque en medio de esa carrera siempre se van a presentar una serie de obstáculos que pondrán a prueba nuestra fe y confianza en el Padre eterno para hacernos caer y renegar de las maravillas desplegadas por el eterno, en las que se vio inmersa la vida de David, sufriendo en diferentes momentos, pero sin perder el enfoque y confianza en el que siempre le libraría del mal y le colocaría en lugares de honra, dejando avergonzados al enemigo y sus emisarios en la tierra.

En este salmo 132 se pedía fervientemente a DIOS por la familia de este hombre para que pudieran seguir el ejemplo modeló, en ser un ferviente servidor del Padre celestial, y de esta forma derrotar cada una de las circunstancias adversas que se le presentaron. En medio de esta oración lo que se pedía es que no dejaran de lado el rumbo que tenían que seguir, el cual presentaba un estilo de vida que debía convertirse en adoración y alabanza al rey de reyes y señor de señores.

Hoy por hoy, el salmista deberá sentirse regocijado en lugares celestiales sabiendo que no sembró en terreno árido, por cuanto su descendencia demostró las maravillas del Padre eterno en la tierra, comenzando por su hijo salomón quien es el hombre más sabio que en algún momento haya existido, hasta llegar a Jesús, el rey de reyes y señor de señores, quien se dio a sí mismo por cada uno de nosotros.

Plegaria por bendición sobre el santuario – Salmo 132

Todo esto nos lleva a la conclusión de que el Padre no solo quiere revelarse a nuestras vidas, sino que desea alcanzar a nuestra familia, porque no es DIOS de solitarios, sino familias, con el objetivo de que en unidad, cada una de ellas cumplan la asignación y el propósito enviado desde el cielo para ser ejemplo a familias, ciudades y naciones. Obviamente cada quien tendrá sus habilidades y debilidades, pero en unión harán el compendio poderoso que debe tener el cuerpo de Cristo para evidenciar su amor en la tierra y cumplir el poderoso llamado celestial.

Salmo 132
Puntúa este artículo


Quizá te interese