Salmo 127



¿Cuál es el salmo 127?

1 Canto de peregrinación. De Salomón.

Si el Señor no edifica la casa,

en vano trabajan los albañiles;

si el Señor no custodia la ciudad

en vano vigila el centinela.

2 Es inútil que ustedes madruguen;

es inútil que velen hasta muy tarde

y se desvivan por ganar el pan:

¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

3 Los hijos son un regalo del Señor,

el fruto del vientre es una recompensa;

4 como flechas en la mano de un guerrero

son los hijos de la juventud.

5 ¡Feliz el hombre que llena con ellos su aljaba!

No será humillado al discutir con sus enemigos

en la puerta de la ciudad.

Canto de peregrinación

El salmo 127 expresa una adoración especial debido a que el salmista expresaba una vez más su adoración y respaldo al rey de reyes y señor de señores, con el objetivo no solo de salvar su vida y mostrar su fidelidad al Padre celestial, sino servir de ejemplo a generaciones que vendrían detrás de él para que pudieran hacerlo mucho mejor de lo que fue hecho por David. Este hombre estaba preparando el terreno para no solamente tener una vejez de bendición y llena del favor del Padre celestial, sino también preparando el camino para su hijo Salomón que se encontraba próximo a sucederle en el reinado.

La prosperidad viene de Dios – Salmo 127

Todas estas cosas fueron las que provocaron en este hombre el despertar de un fuego que solamente puede colocar DIOS en las vidas para hacer las cosas más allá de lo asignado, porque el salmista David como parte de los escogidos del cielo no solo completó lo que se le había mandado, sino que vivió una vida especialmente de adoración y alabanza al rey de reyes y al señor de señores, quien le libró y rescató de incontables circunstancias para otorgarle victoria tras victoria y de esta forma continuar enfocado a la gran comisión a la que fue mandado a cumplir.

¿Hay propósito para todos en la tierra?

El salmo 127 dice que sin duda alguna, la palabra de DIOS está llena de ejemplos más que claros de cómo vivir un estilo de vida no solamente adecuado y agradable al Padre celestial, sino también de qué manera cada uno de nosotros podemos modelar a Cristo en nosotros, con el objetivo de impactar a nuestros familiares, próximas generaciones y a su vez, el entorno que nos rodea, comprendiendo el tamaño de responsabilidad que tenemos.

Entendiendo esto, el Padre eterno le ha comisionado a los padres, pero especialmente a los hombres como cabeza de hogar según el orden del cielo que sea él quien sea el encargado de ser modelado a diario por el Señor, para que este pueda tener la capacidad de tener la dedicación, paciencia y creatividad de ser ese modelo para su familia y entorno. Todo esto forma parte del gran propósito eterno que fue encomendado por el supremo creador de los cielos y la tierra a cada uno de sus hijos. David lo entendió a tiempo y fuera de tiempo, logrando cumplir su asignación de tal manera que el propio Jesús cuando apareció en la tierra, provenía de la genealogía del salmista David.

Dios cuida de las familias

De esta manera, el reino de los cielos nos llama a capítulo, y a darnos cuentas de que si estamos en esta tierra, tenemos una asignación mucho mayor al a que nuestra mente finita puede pensar, comprendiendo que de nosotros depende que muchos sean alcanzados por el mensaje de salvación y vida, así que es tiempo de dejar el ocio y direccionarnos a trabajar para el que mejor paga, y de esta manera nos sentiremos más que felices por alcanzar la meta de lo asignado como los grandes hombres de la biblia que llegaron a la meta. Asimismo la bandera a cuadros nos espera para celebrar el triunfo.

Salmo 127
Puntúa este artículo


Quizá te interese