Salmo 123



¿Cuál es el salmo 123?

1 Canto de peregrinación.

Levanto mis ojos hacia ti,

que habitas en el cielo.

2 Como los ojos de los servidores

están fijos en las manos de su señor,

y los ojos de la servidora

en las manos de su dueña:

así miran nuestros ojos al Señor, nuestro Dios,

hasta que se apiade de nosotros.

3 ¡Ten piedad, Señor,

ten piedad de nosotros,

porque estamos hartos de desprecios!

4 Nuestra alma está saturada

de la burla de los arrogantes,

del desprecio de los orgullosos.

Canto de peregrinación.

El salmo 123 se convierte en una joya literaria de agradecimiento del salmista David ante cada una de las intervenciones que DIOS hacía en su favor, con el objetivo de mostrar un ejemplo claro de lo que puede hacer la poderosa y excelsa mano de DIOS cuando existe un corazón realmente necesitado de su obra para luego ser protagonista de las grandes maravillas que el Padre celestial hace para proteger a cada uno de sus hijos ante las artimañas y acechanzas de lo que hace el enemigo en contra de sus vidas. Como ejemplo de todo ello, David lo logró en medio de las adversidades para dejar avergonzados a cada uno de sus detractores y enemigos a causa del potencial imparable que existía en su vida.

Un hombre agradecido con el Señor

Todo esto demuestra que aunque los hijos del Padre se encuentren en situación de víctimas, cumplirán lo que dice el maravilloso refrán del que ríe de último ríe mejor, por cuanto el poder del Padre eterno no dejará avergonzados a ninguno de sus escogidos, con el objetivo de llenarles de fortaleza para enfrentar nuevos desafíos, ya que el Padre celestial no coloca carga sobre sus hijos que no puedan llevar, demostrando la perfección de cada uno de sus planes en sus escogidos.

¿Qué expresa el canto del salmo 123?

Todo este canto lírico o oración, del salmo 123 es parte de un canto de suspiro que enuncian cada uno de los hijos de DIOS en los momentos de apremio para sus, vidas, y lo más importante es que en medio de estas cosas, el rey de reyes busca los verdaderos adoradores, aquellos que lo hacen en espíritu y en verdad para que su perfume de alabanza llegue al cielo, y provoquen la intervención del DIOS supremo.

Esta fue una de las claves que llevaron a David a conseguir la bendición del cielo en su vida, por cuanto a pesar de las adversidades, su nivel de oración y adoración no decreció, sino que aumentó para ser una amenaza más que fundamental para cada uno de sus enemigos, ya que a pesar de sus ataque contra el salmista, no lograron nunca que este hombre renegara de su fe en DIOS. David sabía que la misericordia del rey de reyes estaba de su lado, por cuanto su fidelidad no se convirtió en un tema que pasaba por debajo de la mesa, ya que era un hombre conforme al corazón del creador de los cielos y la tierra.

Plegaria pidiendo misericordia – Salmo 123

Asimismo todo se puede comparar ente la realidad de cada uno de los hijos del Padre eterno en la actualidad, y aunque esta marque un panorama en el cual el enemigo ha enviado sus emisarios para lograrlos hacer caer, no debes olvidarte que has sigo escogido por el único y verdadero DIOS, para direccionarte hacia un plan eterno, que sin duda también se convertirá en perfecto a causa del amor de DIOS y cada uno de las características que el Padre celestial ha colocado en tu vida para hacer de ti una nación grande como lo hizo con David, Moisés, José, entre otros.

Salmo 123
Puntúa este artículo


Quizá te interese