Salmo 113



¿Cuál es el salmo 113?

1 ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor,

alaben el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor,

desde ahora y para siempre.

3 Desde la salida del sol hasta su ocaso,

sea alabado el nombre del Señor.

4 El Señor está sobre todas las naciones,

su gloria se eleva sobre el cielo,

5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios,

que tiene su morada en las alturas,

6 y se inclina para contemplar

el cielo y la tierra?

7 El levanta del polvo al desvalido,

alza al pobre de su miseria,

8 para hacerlo sentar entre los nobles,

entre los nobles y su pueblo;

9 él honra a la mujer estéril en su hogar,

haciendo de ella una madre feliz.

Dios levanta al pobre

Es un Salmo de alabanza y adoración, el salmo 113 tiene presente un himno que declara la especial providencia que tiene Yahvé sobre los humildes a pesar de su majestad. Éste es un coro de Aleluya al Creador y Redentor, ya que también al igual que muchos de los salmos escritos anteriormente, empiezan o terminan con la palabra Aleluya, que significa “alaben al Señor”. Va dirigido a la majestad de Dios, comienza una serie de Salmos, que eran cantados en las fiestas de la Pascua, la fiesta de Pentecostés, la fiesta de los Tabernáculos, y probablemente en todas las fiestas.

Dios salvador de la humanidad

Se divide en tres estrofas con nueve versículos, manteniendo un estilo simple y elegante. No hay una pista que indique la época en la que se compuso el salmo 113 pero los actuales críticos piensan que se puede tratar de una obra post-exilio.  Dios está presente en todo lugar, y su nombre simboliza su esencia que es digna de admirar ahora y siempre. El salmista enseña con contraste que el creador es tan alto que debe humillarse aun para mirar en el cielo y en la tierra, e invita a todos a alabarlo, porque aunque se encuentre en el templo de Sión, Él sigue siendo el Dios de todos los pueblos. Si sólo para mirar acá Dios tiene que humillarse, cuánto más tuvo que humillarse Jesús para redimir al ser humano.

¿Dónde se ubica Dios en el salmo 113?

El salmista habla con un estilo antropomórfico sobre la ubicación de Dios, mostrándolo ante los demás como una entidad muy elevada, más allá de los cielos, que tiene que inclinarse o bajar lo suficiente para ver lo que se ha creado en la tierra. Desde su morada se detiene a cuidar de los humildes y necesitados. Varias de las expresiones que se usan al final del salmo fueron inspiradas o sacadas del cántico de Ana y el Magnificat de la virgen. Cuando se habla de un pobre expulsado de la ciudad, rodeado de miserias y enfermos de lepra, y sin derecho a regresar a las vías publicas. También están las alusiones a la mujer que no puede tener hijos pero es bendecida, o la manera en que el pobre llego a la cima, al lado del príncipe de la ciudad. De esta forma el poeta se preocupa en presentar su gratitud a Yahvé.

El templo de Dios en el cielo iluminando la tierra

El nombre del señor no debería tomarse en vano, sino alabarle. Y es una alabanza que nunca terminará, porque va dirigida al Señor de la creación, y al Redentor de la creación. Se hace una invitación a los piadosos a que sean conscientes de la vocación del Señor y a su vez todos en la tierra debemos servirle de una forma especial. El nombre de Yahvé simboliza su esencia y sus atributos, y bajo este aspecto es digno de admiración y loas. Pero este reconocimiento laudatorio del nombre del Dios de Israel no debe limitarse a las funciones litúrgicas del templo, sino a todas las manifestaciones de la vida.

Salmo 113
Puntúa este artículo


Quizá te interese