Salmo 107



¿Cuál es el salmo 107?

1 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno,

porque es eterno su amor!

2 Que lo digan los redimidos por el Señor,

los que él rescató del poder del enemigo

3 y congregó de todas las regiones:

del norte y del sur, del oriente y el occidente;

4 los que iban errantes por el desierto solitario,

sin hallar el camino hacia un lugar habitable.

5 Estaban hambrientos, tenían sed

y ya les faltaba el aliento;

6 pero en la angustia invocaron al Señor,

y él los libró de sus tribulaciones:

7 los llevó por el camino recto,

y así llegaron a un lugar habitable.

8 Den gracias al Señor por su misericordia

y por sus maravillas en favor de los hombres,

9 porque él sació a los que sufrían sed

y colmó de bienes a los hambrientos.

10 Estaban en tinieblas, entre sombras de muerte,

encadenados y en la miseria,

11 por haber desafiado las órdenes de Dios

y despreciado el designio del Altísimo.

12 El los había agobiado con sufrimientos,

sucumbían, y nadie los ayudaba;

13 pero en la angustia invocaron al Señor,

y él los libró de sus tribulaciones:

14 los sacó de las tinieblas y las sombras,

e hizo pedazos sus cadenas.

15 Den gracias al Señor por su misericordia

y por sus maravillas en favor de los hombres,

16 porque él destrozó las puertas de bronce

y quebró los cerrojos de hierro.

17 Estaban debilitados y oprimidos,

a causa de sus rebeldías y sus culpas;

18 la comida les daba náuseas,

y ya tocaban las puertas de la muerte.

19 Pero en la angustia invocaron al Señor,

y él los libró de sus tribulaciones:

20 envió su palabra y los sanó,

salvó sus vidas del sepulcro.

21 Den gracias al Señor por su misericordia

y por sus maravillas en favor de los hombres:

22 ofrézcanle sacrificios de acción de gracias

y proclamen con júbilo sus obras.

23 Los que viajaron en barco por el mar,

para traficar por las aguas inmensas,

24 contemplaron las obras del Señor,

sus maravillas en el océano profundo.

25 Con su palabra desató un vendaval,

que encrespaba las olas del océano:

26 ellos subían hasta el cielo, bajaban al abismo,

se sentían desfallecer por el mareo,

27 se tambaleaban dando tumbos como ebrios,

y su pericia no les valía de nada.

28 Pero en la angustia invocaron al Señor,

y él los libró de sus tribulaciones:

29 cambió el huracán en una brisa suave

y se aplacaron las olas del mar;

30 entonces se alegraron de aquella calma,

y el Señor los condujo al puerto deseado.

31 Den gracias al Señor por su misericordia

y por sus maravillas en favor de los hombres:

32 aclámenlo en la asamblea del pueblo,

alábenlo en el consejo de los ancianos.

33 El hizo de los ríos un desierto

y de los oasis, una tierra estéril;

34 transformó el suelo fértil en una salina,

por la maldad de sus habitantes.

35 Convirtió el desierto en un lago,

y la tierra reseca en un oasis:

36 allí puso a los hambrientos,

y ellos fundaron una ciudad habitable.

37 Sembraron campos y plantaron viñas,

que produjeron frutos en las cosechas;

38 él los bendijo y se multiplicaron,

y no dejó que les faltara el ganado.

39 Cuando eran pocos, y estaban abatidos

por el peso de la desgracia y la aflicción,

40 el que cubre de vergüenza a los príncipes

y los extravía por un desierto sin huellas,

41 levantó a los pobres de la miseria

y multiplicó sus familias como rebaños.

42 Que los justos lo vean y se alegren,

y enmudezcan todos los malvados.

43 El que es sabio, que retenga estas cosas

y comprenda la misericordia del Señor.

Dios libra de la aflicción

El salmo 107 tiene dos funciones porque está compuesto por dos himnos, uno de ellos alaba la providencia divina y el otro la providencia y poder de Dios. Empieza como los anteriores cercanos, con la acción de gracias y la típica frase. A quienes se les pide que den las gracias es a los redimidos de Dios, que son los liberados de la cautividad, porque tienen que reconocer la maravillosa acción de su Señor. Así como lo decían las antiguas profecías, todos fueron recatos desde cada punto cardinal y reunido para que estén juntos, esto amerita al menos el agradecimiento. Luego de esto el salmista describe como fue la liberación de los cautivos en cuatro escenarios distintos; una era la del viajero perdido, el preso en la cárcel oscura, el enfermo a punto de morir, y el naufrago que lucha contra el mar.

La providencia divina

Después continúa con la providencia de los extraviados, y muestra como ejemplo de protección divina la salvación de quienes caminan en el desierto sin rumbo alguno, pero que logran con ayuda del Señor llegar a un sitio adecuado, este es otra razón para dar gracias. El tercer escenario en el que se inspira la obra es el prisionero, que no tiene esperanzas de ser liberado de su oscura mazmorra y que se encuentra en la peor miseria de todas. Este hombre probablemente se merecía su castigo, pero Dios es benevolente y más con quien se arrepiente de sus pecados y pide auxilio. Por eso Yahvé merece la gratitud por la providencia que tiene con los humanos, pues a este hombre también lo liberó.

A continuación narra la historia de un pobre enfermo que puede llegar a morir pronto. Según los pensamientos antiguos se creía que las enfermedades estaban a causa de los pecados que la persona haya cometido. Pero aunque haya estado tan desesperado a punto de fallecer, Dios interviene y lo salva. En este caso el salmista personifica la ayuda como si fuese un ángel que el mismo Señor envió. Hay reflexiones diferentes de esta salmo 107 según los tipos de literatura.

¿Qué conclusión tiene el salmo 107?

Por última historia deja la del naufrago que no deja de ser azotado por las olas del mar y el peligro que esconde el océano. Aquí hacen referencia a los que tenían que viajar por mar por razones comerciales como los fenicios y los marineros, todos ellos fueron testigos de la ayuda de Dios cada vez que se enfrentaban a la furia de las aguas, y los huracanes. De está forma no solo merece las gracias, sino que deben reconocer estos portentos de manera publica.

El salmo termina hablando de la justicia divina, aunque el tema sea un poco diferente y el estilo también haya cambiado un poco, igual se basan en la providencia divina sobre los fieles de Dios. Aquí se muestra la solicitud de Yahvé para con todos, se deja un lado la especificación de los hombres necesitas y se incluyen al resto del mundo. La omnipotencia se muestra cuando hay cambios notables de forma rápida, cuando lo malo se hace bueno, cuando lo muerto llega a ser fértil, así como ocurrió con Sodoma. En cada nación se piensa que Dios puede bendecirnos o maldecirnos, todo depende del seguimiento de su Ley o la infidelidad hacia ella.

La justicia divina

Esta creencia alegra a los que son leales al Señor, a quienes tienen un corazón recto y dejan sus esperanzas en la justicia que repartirá el Todopoderoso. Porque de este modo los malvados tienen que callar y se confundirán. El salmista termina comentando que la sabiduría está cuando sabemos elegir los caminos de la providencia y sabemos apreciar las gracias y los favores.

Salmo 107
Puntúa este artículo


Quizá te interese