Salmo 100



¿Cuál es el salmo 100?

1 Salmo de acción de gracias.

Aclame al Señor toda la tierra,

2 sirvan al Señor con alegría,

lleguen hasta él con cantos jubilosos.

3 Reconozcan que el Señor es Dios:

él nos hizo y a él pertenecemos;

somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

4 Entren por sus puertas dando gracias,

entren en sus atrios con himnos de alabanza,

alaben al Señor y bendigan su Nombre.

5 ¡Qué bueno es el Señor!

Su misericordia permanece para siempre,

y su fidelidad por todas las generaciones.

Exhortación a la Gratitud

El salmo 100 forma parte del cuarto libro del Salterio y también es conocido como una invitación a la acción de gracias al Señor. Esta oración también es un himno con un fuerte carácter especial que está marcado muy bien y que puede tener una relación con la doxología del conjunto de los “Salmos del Reino de Dios”. Por otro lado el mensaje que aquí se expresa lo hace en pocas palabras, forma parte de la lista de las plegarias cortas ya que contiene cinco versículos y se puede leer en una sola parte. Su base es lírica, la forma en la que se escribió es alegre y da entender  jubilo al Padre Celestial.

Dios del universo

El uso de este salmo 100 es probablemente para las fiestas a Dios, es seguro que haya sido escrita para una procesión de manera que el coro o los fieles siervos canten con alegría para el Señor durante todo el camino hasta llegar al templo sagrado. Aunque es corto y se puede explicar un simple mensaje, lleva frases que expresan la mezcla de la acción de gracias y la de alabanza. Supuesta la perspectiva de universo, este salmo pudo ser compuesto, al igual  que los salmos del reino, luego del exilio babilonico; porque fue cuando la doctrina del gobierno de Dios obtuvo mucha importancia al mostrar los medios de piedad de israelistas.

¿Para qué ocasión se usa el salmo 100?

Pueda que no era necesario cantarla solo al caminar al templo, sino que se cantaba cuando se estaba entrando en el santuario sagrado para ofrendar el sacrificio de acción de gracias, si es así el título ya tiene explicación. Como muchas oraciones de alabanza, esta no cambia las reglas y el salmista pide que todos en la tierra se unan a la gran manifestación de adoración y alabanza por el Señor. Como Yahvé es nuestro creador se debe homenaje, pero además de esto también hay que darle servidumbre. Aparte de ser el supremo hacedor, es quien plasmo a la nación de ejemplo como colectividad nacional. Los israelistas siempre serán su pueblo y su grey.

Los que allí viven y los que no, saben que deben construir el pueblo elegido, los que sean hijos de Jerusalém, tienen que entrar por las puertas de su templo, siempr agradeciendo cada beneficio que se ha recibido durante todos los tiempos de la historia. Dios no ha cambiado, siempre tiene que proteger a todos como la hacia en el pasado, lo hace ahora, y lo seguira haciendo; porque Él es bueno y poderoso, Él es piadoso benevolente hacia los fieles y justos. No romperá a su promesa porque es fiel y con Israel tiene una alianza duradera, ninguna de sus obras conoce el arrepentimiento.

Dios creador de todo y todos

Puede ser un canto para cualquier ocasión en el que se desee llamar a Yahvé para vea cuan fiel y leales somos a Él, es la mejor manera de demostrar nuestros servicios y nuestra confianza. También se puede orar para agradecer por cualquiera de sus obras, en especial la tierra en la vivimos porque Él nos ha hecho y a nuestro hogar, que es el mejor sitio para convivir y recalcar su gloria para que nos vea siempre desde tu trono en el cielo.

Salmo 100
Puntúa este artículo


Quizá te interese