Oración de Santa Rita para Situaciones Difíciles y Desesperadas


Vemos con preocupación que a causa de un problema que se nos pueda presentar y en medio del desespero, acudimos en busca de  soluciones equivocas y erradas. Podemos comprender que nuestra condición humana por sí sola, difícilmente puede superar todo aquello, los inconvenientes suelen acrecentarse, pues buscar a Dios es algo que  a muchos se nos ha olvidado.

Pero no podemos utilizar a Dios solo en nuestros desesperos, ya que estaríamos hablando de un Dios bombero, al cual solo buscamos en una angustia y luego lo olvidamos. Roguemos pues a Santa Rita quien está presta a ayudarnos, interceda y nos guíe para que logremos avanzar por el buen camino y que nos ilumine para tener paz y tranquilidad en nuestros corazones.

A continuación la Oración de Santa Rita para situaciones difíciles y desesperadas:

¡Gloriosa Santa Rita, te estoy llamando!

Te ruego vengas de prisa,

Estoy ante ti inclinado y esperando tu respuesta,

Tú conoces mis pesares y las penas que me atormentan,

Vuelve tus ojos ante mi presencia,

Guárdame de las traiciones y los momentos difíciles,

Pide a mi Dios, derrame sobre mí su Sangre Santa,

Y que con ella me cubra para protegerme,

Intercede prontamente, te lo estoy implorando.

 

Tú, que eres digno ejemplo,

De una vida pura y santa,

Quien tuvo que soportar las inclemencias del mundo,

Tuviste que padecer con infinita ternura,

Y el abrigo de Nuestro Señor nunca te falto,

Su mano protectora alejo de ti lo  malo,

Te tomo como la consentida entre todas sus criaturas,

Te acoge y te protege,

Por eso estoy confiado,

Pues se que a tu lado puedo llegar a Dios,

Sé que sus oídos me escuchan y su corazón se enternece,

Tu oración constante y muestra infinita de tu clamor,

Tendida ante sus pies y con humildad profunda,

Intercede ante Nuestro Señor por el favor que te pido,

Óyeme, auxíliame en esta ocasión.

 

(Hacemos nuestra petición en este momento)

 

Gracias a tantos méritos que has acumulado,

Fiel y bendecida del Reino de DIOS,

Te levantaste energícamente cada vez que caíste,

Llevaste un matrimonio dando un gran ejemplo,

Madre ejemplar y obediente,

Constante y fervorosa para entrar en el claustro,

Tus pies sintieron los dolores en tu duro caminar,

Callaste prudentemente y sumergida en oración,

No te revelaste y supiste soportar con amor todo lo que te sucedió,

Y sin ningún reproche siempre seguiste al Señor,

Por todo lo que padeciste y valiéndonos de tu protección,

Te imploramos que llegue nuestra petición a los oídos de Dios,

El nos conoce y sabe de qué carecemos,

Si tiene a bien concedernos,

O si por el contrario sabe que no es lo mejor,

Que nos ayude a entender y a comprender sus designios,

Pero que por favor, nuestro corazón deje de sangrar,

Que venga la tranquilidad y la paz a nuestras vidas,

Es algo que hoy nos urge y por eso estamos ante ti postrados.

 

Santa Rita de Casia abogada y defensora nuestra,

Ruega por todos tus hijos,

Gloriosa y enternecida fuente de amor.

(Repetir 3 veces esta frase)

 

Concluimos nuestra oración rezando un Credo y una Ave María, sintiendo que las situaciones difíciles que hoy nos atormentan pronto serán resueltas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Quizá te interese


¡Comparte! Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp