Oración de las Rosas de Santa Rita



Como no amar lo que Dios ha creado para nosotros, como nos sentirnos llenos de gozo cuando disfrutamos de tantas bellezas que él nos ha dado. La  naturaleza es un regalo divino, el agua, los paisajes, los animales, las plantas y las flores, hacen todo un conjunto perfecto para agradarnos y por medio de ellos grandes bendiciones recibimos.

Las lindas y llamativas rosas sirven como instrumento para demostrar la presencia de Dios en todo lo que somos y lo que tenemos. Una rosa es una muestra viva de que todo cuanto nos rodea se mueve y existe porque es el designio de Dios, seamos pues constantes y avancemos hacia la gloria eterna sin despegarnos de Nuestro Señor.

Bendición de las Rosas

Las oraciones de la Orden Agustiniana son el recurso ideal que desde hace muchos y aún hoy en día se utilizan para bendecir las rosas de manera solemne todos los 22 de mayo, y luego son repartidas entre todos sus devotos más fieles.

Gracias a la intersección de Santa Rita por medio del contacto con estas rosas benditas, incontables favores y milagros se han recibido alrededor del mundo entero. Algo que se pudo evidenciar durante el proceso de canonización de Santa Rita, donde se presentaron enfermos dando su testimonio en como las rosas de esta hermosa santa, les habían ayudado a recobrar su buen estado de salud.

Finalidad de esta devoción

Definitivamente la  Fe, se evidencia en tantos milagros que demuestran que hay un Dios que nos escucha y que tiene unos grandes servidores como nuestra amada Santa Rita quienes interceden para que estos milagros puedan llevarse a cabo.

Las Rosas de Santa Rita son usadas buscando recobrar la salud, algo que respalda el Ritual Agustiniano. Gracias a estas milagrosas rosas, Dios libra de las enfermedades y acude a nuestro llamado para remediar cualquier necesidad. La Oración es el instrumento más sencillo para alcanzar una correcta comunicación con Dios.

¿Cómo debemos usarlas?

Una condición única y especial para alcanzar algún favor de Dios, por intermedio de Santa Rita es tener verdadera Fe. Este es el primer paso para conseguir una gracia especial. Las Rosas de Santa Rita, son una fuente de salud donde la utilidad más grande que se obtiene de ellas es preparando un té con los pétalos de estas rosas benditas.

Unido a esto durante nueve días rezar con firme devoción un Padre Nuestro, una Ave María y finalizar con Gloria. Teniendo en mente siempre todos los sufrimientos que tuvo que experimentar toda su vida Santa Rita.

Seguidamente pronunciar estas preces:

Antífona:

Las esperanzas que en Dios confiamos nunca quedan frustradas. Una oración hecha con verdadera fe vence el reto de la dificultad.

Enséñame Padre bueno a orar con fe, en ti creo.

Versículo: te dignaste mi Señor a señalar a Santa Rita.

Responso: con la marca de tu sello que garantiza tu caridad y sabía pasión.

Oración

Dios Padre Misericordioso eterno, que te dignaste dar inmensa gracia a la bienaventurada Santa Rita y que, por su devoción y obediencia al imitarte en el amor a sus enemigos, le otorgaste que junto a su frente y corazón llevase las huellas de tu pasión; te suplicamos que por sus méritos e intercesión nos concedas tener un corazón dispuesto a amar a nuestros enemigos, y con la agonía al sentir la espina que en su frente llevo, rendirnos frente a los sufrimientos de tu pasión:  acógenos a tu voluntad, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos, amén.

Concluimos esta oración con el Padre Nuestro, en un fervoroso ruego de transformación espiritual y una decisión firme de permitir que nos ilumines sin poner barreras ante el bien.

.

Oración de las Rosas de Santa Rita
Puntúa este artículo


Quizá te interese