Misterios gozosos: La visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel

 

«En aquellos días María se puso en camino y fue aprisa a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Y sucedió que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando a voz en grito, dijo: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno”» (Lc 1, 39-42)
«La “visitación” de María a Isabel se convirtió así en visita de Dios a su pueblo» (CIC, 717)

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.



Quizá te interese

(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario