Misterios gloriosos: La Resurrección del Hijo de Dios

«El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Ellas, despavoridas, miraban al suelo, y ellos les dijeron: “¿Por qué buscáis ente los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado”» (Lc 24, 1-6).

«”Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe” (1Cor 15, 14). La Resurrección constituye ante todo la confirmación de todo lo que Cristo hizo y enseñó» (CIC, 651).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Puntúa este artículo


Quizá te interese

Deja un comentario