Misterios gloriosos: La Coronación de la Santísima Virgen como Reina de Cielos y Tierra



 

«Una gran señal apareció en el cielo: una mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» (Ap 12, 1).
«Finalmente, la Virgen inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los Señores y vencedor del pecado y de la muerte» (CIC, 966).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Misterios gloriosos: La Coronación de la Santísima Virgen como Reina de Cielos y Tierra
Puntúa este artículo


Quizá te interese

Dejar una respuesta