Mensaje sobre la oración por Juan Pablo II



El propio Juan Pablo II en sus visitas a Latinoamérica, afirmó sobre la oración del magnificat:

El Magnificat es espejo del alma de María. En ese poema logra su culminación la espiritualidad de los pobres de Yahvé y el profetismo de la Antigua Alianza. Es el cántico que anuncia el nuevo Evangelio de Cristo; es el preludio del Sermón de la Montaña. Allí María se nos manifiesta vacía de sí misma y poniendo toda su confianza en la misericordia del Padre. En el Magnificat se manifiesta como modelo «para quienes no aceptan pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social, ni son víctimas de la «alienación», como hoy se dice, sino que proclaman con ella que Dios «ensalza a los humildes» y, si es el caso, «derriba a los potentados de sus tronos»…» (Juan Pablo II, Homilía Zapopán 4: AAS 71 p. 230).


Quizá te interese