La pereza



La pereza implica que una persona descuida sus obligaciones, es la falta culpable de esfuerzo, ya sea este físico, espiritual, acedia u ociosidad.

Pecamos de pereza cuando tenemos desgana (siendo esta por nuestra culpa) para llevar a cabo el cumplimiento de las obligaciones, tanto en el trabajo como en el estudio. Incluye el estar ociosos, o la propia procrastinación (dejar para mañana aquello que podrías hacer hoy).

Se considera también pereza espiritual, cuando existe desgana para cumplir con los mandamientos divinos y responder a las gracias divinas. Como cuando no acudimos a la iglesia y deberíamos hacerlo.

Se es perezoso cuando impulsados por el cansancio o desgana, dejamos de hacer aquello que deberíamos hacer.

El propio catecismo de la Iglesia, afirma que entre otros, genera los siguientes pecados hacia Dios:

  • La acedia
  • La ingratitud
  • La indiferencia
  • El odio a Dios

2 Comentarios

  1. Olga Restrepo junio 12, 2016
  2. edwin octubre 4, 2017

Dejar una respuesta