Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos

En comparación al resto de las bienaventuranzas, esta es la única en donde el creyente recibe: es perseguido, maltratado, e insultado, y se da porque al mundo le molesta quienes llevan una vida entregada a Dios.

Vivimos en un mundo vendido al pecado, en el que algunos creyentes han  sido perseguidos en lugares con mucha violencia,  pero esto no es nuevo, ya que Jesucristo fue perseguido por quienes le aborrecían, por lo tanto, sus seguidores también lo serán.

Toda persecución suele ser dolorosa, pero en estos momentos no debemos poner la mirada en nosotros mismos sino en Dios, porque los perseguidos por su causa serán bienaventurados.

Existen diferentes tipos de persecución como la física, el despojo de bienes, las calumnias y los problemas con la familia; pero todas estas son más que pruebas que puso  Jesucristo cuando se refirió a esta bienaventuranza.

Ser perseguido a causa la justicia es cuando se vive de acuerdo a la palabra de Dios, por esta razón,  quienes son pobres de espíritu, lloran, practican la mansedumbre, tienen hambre de sed y justicia, son misericordiosos, limpios de corazón y los que buscan la paz serán asediados, y su gran recompensa es pertenecer al Reino de los cielos.

 ¿Por qué el Reino de los cielos es de los perseguidos?

El Reino de los cielos no es más que el que se construye internamente cuando abandonamos los intereses materiales, y todo aquello que nos perturba para abordar la doctrina y las enseñanzas de Dios.

En este sentido no podemos comprometer nuestra santidad por nada, ya que Dios, estará por encima de todas las cosas.

En la bienaventuranza de los perseguidos se puede concluir que sufrir como cristianos, sin avergonzarse de glorificar la justicia de Dios, dará evidencia de pertenecer al Reino de los cielos.



Quizá te interese

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Deja un comentario