Virgen de Itati



Los milagros que suceden en las diferentes partes del mundo se deben a los Santos o las Vírgenes,
que representan a la iglesia católica,
puesto que las mismas son advocaciones,
que se ocupan de ayudar a las personas en todo el mundo,
a salvar de los problemas a las personas,
que más lo necesiten y ayudar a aquellas personas que son puras de corazón,
y que en realidad necesitan de una ayuda divina para poder salir de problemas y situaciones,
pero en la iglesia católica se puede encontrar una virgen con muchísimos seguidores y es la Virgen de Itati.

Historia y Origen de la Virgen de Itati

La Virgen de Itati cuenta con una maravillosa y encantadora historia que comienza con los sobrevivientes de la expedición de Juan Díaz de Solís por el Río de la Plata, puesto que ellos le informaron que navegando a través de ese afluente en dirección al norte se encontrarían con grandes yacimientos de oro y de plata, por lo que los exploradores subieron a través del Paraná hasta que llegaron a los saltos de Yacyretá en Apipé, aunque no pudieron sortear con sus gigantescas barcazas y cuando vieron que se trataba de un lugar prospero, con animales y mucha vegetación, además de un maravilloso clima y una población amigable de nativos, decidieron quedarse allí en donde el pueblo les recibió.

El origen de la Virgen de Itati comenzó en el año 1615, cuando un gran grupo de indios que mantenían una ideología contraria a la reevangelización robaron una hermosa Virgen que se encontraba en Yaguarí, mientras que otro grupo de indios decidió recuperar la imagen, la cual encontraron posteriormente posada sobre una piedra blanca. Cuando la encontraron decidieron llevarla a Yaguarí, pero con cada día que pasaba, la Virgen volvía a ser encontrada posada sobre la piedra blanca que se encontraba a las orillas del Río Paraná, por lo cual se decidió mudar todo el pueblo al lugar en donde estaba la Virgen de Itati.

Virgen de Itati

Virgen de Itati historia

La historia de la Virgen de Itati se esparció rápidamente, por lo que los curas franciscanos se trasladaron a la localidad, en donde comenzaron una maravillosa obra evangelizadora entre los indígenas.

Todas las personas que veían la imagen se quedaban encantadas con la misma, puesto que tenia un hermoso y reluciente rostro que lograba cautivar las miradas de las personas, pero también tenia un cabello precioso de color negro, pero lo más impactante era el tamaño de la Virgen de Itati, puesto que la misma era mucho más alta que las vírgenes que se acostumbraba a ver, esta Virgen contaba con una maravillosa estatura de 1,26 metros y la misma estaba compuesta por dos maderas diferentes, ya que el cuerpo era de timbó, la cual era una madera del nuevo mundo muy conocida por los indígenas, mientras que el rostro de la Virgen estaba hecho de madera de nogal, la cual era una madera que solamente existía en Europa.

Virgen de Itati origen

La ropa que vestía la Virgen de Itati había llegado desde el viejo continente y a la final se apreciaba la perfecta combinación de una Virgen con piel morena que se mantenía de pie sobre una media luna, mientras sus manos sostenían un rosario y un hermoso manto azul que cubría su cabeza.

Oración a la Virgen de Itati

Tiernísima Madre de Dios y de los hombres que,
bajo la advocación de la pura y limpia Concepción de Nuestra Señora de Itati;
miraste con ojos de misericordia por más de tres siglos a todos los que te han implorado,
no deseches ahora las súplicas de este tu hijo, que humildemente recurre a ti.
Atiende mis necesidades, que tu mejor que yo las conoces.
Y, sobre todo, Madre mía, concédeme un gran amor a tu divino Hijo Jesús
y un corazón puro, humilde y prudente,
paciencia en la vida,
fortaleza en las tentaciones y consuelo en la muerte.

Amén.

Virgen de Itati
5 (100%) 1 vote


Quizá te interese