Salmo 9



¿Cuál es el Salmo 9?

1 Del maestro de coro. Para oboes y arpa. Salmo de David. Acción de gracias por la justicia de Dios

2 [Alef] Te doy gracias, Señor, de todo corazón

y proclamaré todas tus maravillas

3 Quiero alegrarme y regocijarme en ti,

y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.

4 [Bet] Cuando retrocedían mis enemigos,

tropezaron y perecieron delante de ti,

5 porque tú defendiste mi derecho y mi causa,

sentándote en el trono como justo Juez.

6 [Guímel] Escarmentaste a las naciones,

destruiste a los impíos y borraste sus nombres para siempre;

7 desapareció el enemigo: es una ruina irreparable;

arrasaste las ciudades, y se perdió hasta su recuerdo

8 [He] Pero el Señor reina eternamente

y establece su trono para el juicio:

9 él gobierna al mundo con justicia

y juzga con rectitud a las naciones.

10 [Vau] El Señor es un baluarte para el oprimido,

un baluarte en los momentos de peligro.

11 ¡Confíen en ti los que veneran tu Nombre,

porque tú no abandonas a los que te buscan!

12 [Zain] Canten al Señor, que reina en Sión,

proclamen entre los pueblos sus proezas.

13 Porque él pide cuenta de la sangre,

se acuerda de los pobres y no olvida su clamor.

14 [Jet] El Señor se apiadó de mí, contempló mi aflicción;

me tomó y me alzó de las puertas de la Muerte,

15 para que pudiera proclamar sus alabanzas

y alegrarme por su victoria en las puertas de Sión.

16 [Tet] Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron,

su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.

17 El Señor se dio a conocer, hizo justicia,

y el impío se enredó en sus propias obras.

18 [Iod] Vuelvan al Abismo los malvados,

todos los pueblos que se olvidan de Dios.

19 [Caf] Porque el pobre no será olvidado para siempre

ni se malogra eternamente la esperanza del humilde.

20 ¡Levántate, Señor!

que los hombres no se envanezcan,

y las naciones sean juzgadas en tu presencia.

21 Infúndeles pánico, Señor,

para que aprendan que no son más que hombres.

Acción de Gracia por Justicia de Dios

El Salmo 9 se podría decir que es uno de las oraciones más las largas de un salmista, contiene 21 versículos y su fin es agradecer a Dios por su justicia. Dios es el juez supremo, y defensor de los oprimidos. El Salmo tiene el titulo de acción de gracias porque es lo que más se percibe en el verso y en la mayoría de sus estrofas, pero casi al finalizar parece que la temática cambia un poco volviéndose más una plegaria de quejas contra los impíos y justicia para los oprimidos.

Dios el Juez Supremo

Se dice que el Salmo 9 está dividido en dos partes y que su segunda parte continúa en el Salmo 10, ambos bajo la autoría de David según los críticos quienes se basaron en el estilo y la ideología de las dos oraciones.  La situación en la que se inspira la primera fracción del salmo es el fracaso provocado por el Rey, que tuvieron los invasores al tratar de expandirse en el norte del país y el segundo fragmento es por los desastres que se desarrollaron después.

Entre el primero y tercer versículo el salmista recita liricamente las alabanzas que quiera a Dios, le dice lo maravillosos que son sus milagros ya que ellos son una muestra de la protección que le brinda a los buenos que son acosados por los impíos. Se demuestra la confianza que se posa ante Yahvé quien es sorprendente e inalcanzable, poseedor de la historia del hombre.

En el versículo cuatro y cinco se pregona la vitoria que se tuvo ante los enemigos. Porque Dios defendió aquellos que fueron atacados injustamente. Por eso se dice que el Salmo trata de David, quien recuperó el orden cuando Yahvé hizo retroceder a los  filisteos de forma vergonzosa. A pesar de la base, este salmo refleja la lucha que tiene el salmista contra los adversarios que intentan dañar con calumnias o bajesas de cualquier tipo y que estos son derrotados con la ayuda de nuestro Señor.

¿El salmo 9 es para los oprimidos?

Con regularidad los salmos siempre mostraran la disputa de los buenos y los malvados, y de como  Dios es nuestro Juez supremo que siempre hundirá a los viles y defenderá a sus fieles seguidores. Esa es la naturaleza inicial de cada oración. En el versículo seis y siete se dice la victoria contra los enemigos y el pueblo gentiles o gentes. El pueblo que se nombra son considerados los adversarios de Dios porque siempre están oponiéndose al pueblo elegido por Yahvé.

En el versículo ocho y nueve se proclama a Dios como el Juez que se sentara en el trono y gobernará con equidad. En el v.10 y 11 es cuando se menciona a los oprimidos, mostrando a Yahvé como un protector, un refugio, para que los que están rodeados de la malacia pero no se dejan llevar por ella.  Los oprimidos siempre contaran con un vengador que espera a los impíos en el abismo para juzgarlos tal como lo dice el v. 12 y 13.

La lucha entre el bien y el mal

Ya a la mitad de la oración el salmista afirma que estuvo bajo un grave peligro de vida o muerte y fue salvado por Dios, mientras que las gentes no pudieron salir, pues cayeron en su propia trampa. Al finalizar se dice que los impíos son condenados a la muerte prematura. Y en el V. 20 y 21 el salmista está emocionado y pide que se haga justicia para que las gentes puedan darse cuenta que son hombres débiles y que debieron reconocer el poder del Rey de universo.

Salmo 9
Puntúa este artículo


Quizá te interese