Salmo 50



¿Cuál es el salmo 50?

1 Salmo de Asaf.

El Dios de los dioses, el Señor,

habla para convocar a la tierra

desde la salida del sol hasta el ocaso.

2 Dios resplandece desde Sión,

que es el dechado de toda hermosura:

3 ya viene nuestro Dios, y no callará;

un fuego devorador lo precede,

la tempestad ruge a su alrededor.

4 El llama desde lo alto al cielo y a la tierra,

para entablar un juicio contra su pueblo:

5 «Reúnanme a mis amigos,

a los que sellaron mi alianza con un sacrificio».

6 ¡Que el cielo proclame su justicia,

porque Dios es el único Juez!

7 «Escucha, pueblo mío, yo te hablo;

Israel, voy a alegar contra ti:

yo soy el Señor, tu Dios.

8 No te acuso por tus sacrificios:

¡tus holocaustos están siempre en mi presencia!

9 Pero yo no necesito los novillos de tu casa

ni los cabritos de tus corrales.

10 Porque son mías todas las fieras de la selva,

y también el ganado de las montañas más altas.

11 Yo conozco los pájaros de los montes

y tengo ante mí todos los animales del campo.

12 Si tuviera hambre, no te diría,

porque es mío el mundo y todo lo que hay en él.

13 ¿Acaso voy a comer la carne de los toros

o a beber la sangre de los cabritos?

14 Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza

y cumple tus votos al Altísimo;

15 invócame en los momentos de peligro:

yo te libraré, y tú me glorificarás».

16 Dios dice al malvado:

«¿Cómo te atreves a pregonar mis mandamientos

y a mencionar mi alianza con tu boca,

17 tú, que aborreces toda enseñanza

y te despreocupas de mis palabras?

18 Si ves a un ladrón, tratas de emularlo;

haces causa común con los adúlteros;

19 hablas mal sin ningún reparo

y tramas engaños con tu lengua;

20 te sientas a conversar contra tu hermano,

deshonras al hijo de tu propia madre.

21 Haces esto, ¿y yo me voy a callar?

¿Piensas acaso que soy como tú?

Te acusaré y te argüiré cara a cara,

22 Entiendan bien esto, los que olvidan a Dios,

no sea que yo los destruya sin remedio.

23 El que ofrece sacrificios de alabanza

me honra de verdad;

y al que va por el buen camino

le haré gustar la salvación de Dios».

Salmo de Asaf

La joya literaria que se trama en el salmo 50 se convierte en una palabra de confrontación por parte de DIOS a la tierra, causado por los constantes episodios de iniquidad y pecado que continúan apareciendo como parte de lo que ocurre en el planeta, lo que lamentablemente ha hecho que la humanidad desafíe el poder de DIOS, el cual no tiene ningún tipo de competencia, pero a causa de la desobediencia, el Padre celestial tendrá que ejecutar su justicia en el planeta para promover el orden que la humanidad necesita.

Dios Juzgará al Mundo – Salmo 50

No obstante es seguro que muchos perecerán a causa de sus malas acciones, pero el justo no estará desamparado ante la divina soberanía del Padre, porque así como David orarán y adorarán con reverencia y temblor ante la soberanía sobrenatural de DIOS.

Es inminente que el Padre celestial juzgará la tierra a causa de su pecado, pero la oración del justo podrá minimizar los daños de lo que sucederá porque DIOS ha colocado en la actualidad hombres, mujeres y jóvenes que están preparados para marcar la diferencia en tiempos de iniquidad, y a través de ello será activada la genuina y pura misericordia del Padre celestial que actuará siempre para bendecir a sus personas consagradas.

¿Por qué el salmo 50 enfatiza la obediencia?

En medio del juicio la tierra no será salvada a causa de su desobediencia, porque han subestimado el poder de DIOS y quedarán muchos en ridículo ante el soberano de soberanos. Su justicia vendrá con equidad para no dejar nada en la clandestinidad. No obstante gracias a la oración de los fieles, estos serán perdonados en medio de la tribulación de las personas que fraguan la maldad contra los escogidos de DIOS y contra el planeta en general.

Siempre el Padre celestial demandará en nuestras vidas más obediencia que sacrificio, porque ella es la que nos llevará a nuevos niveles de gloria en la que el Señor de señores revelará misterios a sus hijos para colocarlos en práctica y de esta manera manifestar su misericordia a un planeta necesitado de su gran amor, para apagar toda la afluencia de la maldad que se ha levantado como parte del cumplimiento de la palabra de DIOS por lo que ha de acontecer en un futuro cercano. En el salmo 50 enfatizamos en la obediencia porque ella se convierte en el mejor sacrificio de adoración que cada uno de nosotros podemos ejecutar para activar el poder de DIOS en favor de la tierra y sus escogidos.

El fuego que precede a Dios el día de su llegada

Pese a estos esfuerzos todos los malvados invocarán el nombre de Dios, pero ya será muy tarde porque habrá comenzado el juicio, y todo lo que irá direccionado hacia los sitios, personas y lugares donde DIOS obrará su perfecta justicia, no habrá nada ni nadie que logre detener la operación de limpieza que DIOS realizará en la tierra a causa del pecado y la idolatría a dioses paganos que lo que produce es una maldición a la tierra que será quebrada en el momento en que la gloria del Padre celestial se manifieste como nunca en el planeta, y a favor de sus hijos fieles y obedientes.

Salmo 50
Puntúa este artículo


Quizá te interese