Salmo 33



¿Cuál es el salmo 33?

1 Aclamen, justos, al Señor;

es propio de los buenos alabarlo.

2 Alaben al Señor con la cítara,

toquen en su honor el arpa de diez cuerdas;

3 entonen para él un canto nuevo,

toquen con arte, profiriendo aclamaciones.

4 Porque la palabra del Señor es recta

y él obra siempre con lealtad;

5 él ama la justicia y el derecho,

y la tierra está llena de su amor.

6 La palabra del Señor hizo el cielo,

y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales;

7 él encierra en un cántaro las aguas del mar

y pone en un depósito las olas del océano.

8 Que toda la tierra tema al Señor,

y tiemblen ante él los habitantes del mundo;

9 porque él lo dijo, y el mundo existió,

él dio una orden, y todo subsiste.

10 El Señor frustra el designio de las naciones

y deshace los planes de los pueblos,

11 pero el designio del Señor permanece para siempre,

y sus planes, a lo largo de las generaciones.

12 ¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor,

el pueblo que él se eligió como herencia!

13 El Señor observa desde el cielo

y contempla a todos los hombres;

14 él mira desde su trono

a todos los habitantes de la tierra;

15 modela el corazón de cada uno

y conoce a fondo todas sus acciones.

16 El rey no vence por su mucha fuerza

ni se libra el guerrero por su gran vigor;

17 de nada sirven los caballos para la victoria:

a pesar de su fuerza no pueden salvar.

18 Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles,

sobre los que esperan en su misericordia,

19 para librar sus vidas de la muerte

y sustentarlos en el tiempo de indigencia.

20 Nuestra alma espera en el Señor;

él es nuestra ayuda y nuestro escudo.

21 Nuestro corazón se regocija en él:

nosotros confiamos en su santo Nombre.

22 Señor, que tu amor descienda sobre nosotros,

conforme a la esperanza que tenemos en ti.

Aclamen justos al Señor

El salmo 33 es una declaración de la gloria excelsa del DIOS verdadero y creador de todas las cosas, porque el salmista David reconoce una vez más la dependencia a diario que la humanidad tiene de DIOS por ser el confeccionador de nuestra existencia.

La Gloria del Santo Padre en el cielo

David sabía que se encontraba cumpliendo un propósito sobrenatural a través de la misericordia del Padre celestial, además se necesitaba de su ayuda para poder seguir recibiendo sabiduría, inteligencia y entendimiento celestial para lograr sortear cada una las circunstancias presentadas que le iban a forjar como un conquistador nato, quien libertaría a una nación entera de ejércitos enemigos que quedarían derrotados y entregados en sus manos a causa de la hermosa fidelidad que existía en el salmista David, porque reconocía quien le otorgaba cada una de esas victorias.

El salmista hace un llamado en este salmo a toda la humanidad a mantener una adoración y un temor reverente al DIOS de los cielos, que es el único que dispone de la vida y bienestar de cada una de las cosas que creo, como lo son los cielos, la tierra, los animales, seres humanos, y todo lo que fomenta a que la tierra pueda tener un ecosistema que hoy día continúa siendo en medida mínima saludable, a causa de los diferentes problemas que afectan la vida del planeta pero que se encuentran vaticinados en la palabra de DIOS como parte del cumplimiento de la misma.

¿Cuáles son los puntos extras del salmo 33?

A través de este salmo 33 David quería hacer una oración de acción de gracias por ser elegido por DIOS entre tantas personas que pudo escoger para hacer algo grande. Como lo hizo él, cada día debemos procurar de hacerlo nosotros, porque si hoy te encuentras en este mundo es porque tienes una asignación que te llevará a cumplir la meta de la vida eterna que el Padre celestial ha prometido a cada uno de sus hijos.

El salmista reconocía que todo lo que existe en la tierra es insignificante comparado con la gloria de DIOS que cada día está a disposición de sus hijos para actuar a su favor ante la injusticia que se ha levantado en la tierra.

Otro punto importante que el salmista David tocaba en esta hermosa obra literaria encontrada en la biblia es una hermosa declaración que se hizo viva en su vida y que cada uno de nosotros debemos tener presentes para que la llama de la esperanza nunca se apague porque la última palabra de cada situación que vivimos la tiene el Señor de señores. El salmista David enunciaba que multitud de pruebas llegan al justo, pero cada una de ellas es superada gracias a la intervención divina del Padre celestial que está dispuesto a mostrar su poder y su amor inagotable para hacer justicia divina por sus escogidos.

Dios le brinda paz a los hombres en la tierra

La respuesta a todo ello es que DIOS te dice en este momento “no temas”, porque si colocas tu mirada en las cosas eternas y en el Rey de reyes serás más que vencedor todos los días de tu vida en la tierra, y a causa de tu obediencia tu vida se alargará.

Salmo 33
Puntúa este artículo


Quizá te interese