Salmo 26



¿Cuál es el Salmo 26?

1 De David.

Júzgame, Señor,

porque he procedido con integridad.

Yo he confiado en el Señor,

sin desviarme jamás.

2 Examíname, Señor, y pruébame,

sondea hasta lo más íntimo de mi ser;

3 porque tu amor está siempre ante mis ojos,

y yo camino en tu verdad.

4 No me reúno con la gente falsa

ni me doy con los hipócritas;

5 odio la compañía de los malhechores

y no me uno a los malvados.

6 Por eso lavo mis manos en señal de inocencia

y doy vueltas alrededor de tu altar,

7 proclamando tu alabanza en alta voz

y narrando tus maravillas.

8 Yo amo la Casa donde habitas,

el lugar donde reside tu gloria.

9 No me incluyas entre los pecadores

ni entre los hombres sanguinarios:

10 ellos tienen las manos llenas de infamia,

y su derecha está repleta de sobornos.

11 Yo, en cambio, procedo íntegramente:

líbrame y concédeme tu gracia.

12 Mis pies están firmes sobre el camino llano,

y en la asamblea bendeciré al Señor.

Declaración de Integridad

En el salmo 26 el salmista David nuevamente pedía la intervención de DIOS en su vida a causa de que cada hora, minuto y segundo de su vida dependía de la soberanía de Cristo. El salmista David se autoevaluaba porque cada día buscaba hacer las cosas de mejor manera, pero hay que decir que su manera determinante de hacer las cosas le permitía evitar cualquier desvío y centrarse en su objetivo.

Salmo 26 – Declaración de Integridad

Su tenacidad fue lo más importante para poder vencer cualquier adversidad. Su corazón estaba lleno de buenos deseos de parte de DIOS, pero eso no lo detenía porque él se desvivía a diario mantenerse fiel y leal a los designios y el propósito de DIOS.

El salmista David pedía con fervor al señor una intervención divina en su corazón, ya que él deseaba que sus pensamientos y corazón se encontraran alineados a lo que DIOS le marcaba en aquellos tiempos. Pese a sus fallas, David aseguraba al señor no frecuentar personas ni cosas que le apartaran de él, conducta que fue bien vista por el Padre eterno, siendo otra razón poderosa para acompañarle y protegerle en medio de cualquier circunstancia.

David no solo se apoyaba de sus afirmaciones, sino que buscaba ser consecuente entre lo que decía y hacía para demostrarle a DIOS y al mundo que lo rodeaba que era un hombre distinto y consagrado a DIOS sobre todas las cosas.

¿Qué tipo de acto es el salmo 26?

Así como David pasó sus tiempos de crisis, cada uno de nosotros tenemos un talón de Aquiles que nos separa de las cosas eternas, pero DIOS que es lento para la ira y grande en misericordia ha dispuesto su infinito amor y misericordia para estar por encima de todo esto, con el objetivo de determinarnos a cambiar de rumbo nuestra vida. Si David pudo hacerlo DIOS nos dice que también.
El salmo 26 también es un acto de dependencia del cielo en cuanto a las maneras de hacer las cosas.

David sabía que para cumplir el propósito de su vida necesitaba muchos elementos que solo podían ser condensados con una relación divina y conectada con DIOS. No podía hacer nada sin estar conectado con la fuente de vida. Si deseamos ver la bondad de DIOS en nuestras vidas, es tiempo de volvernos a él, y comprender la responsabilidad de la asignación que nos ha sido entregada desde el cielo para marcar una un hito histórico en la obra del Señor.

Dios del cielo, lleno de infinita misericordia para los justos y arrepentidos

No es tiempo de perder el tiempo en el tema de nuestro propósito. El salmo debe convertirse en un arma de guerra que no perderá vigencia en el tiempo, y así como David lo utilizó para ser bendecido, DIOS desea que nos determinarnos a decir hasta aquí al pecado para buscar ser una alabanza viviente en todos nuestros caminos. La integridad fue una cualidad destacable de David, que no se contaminó ante una sociedad corrompida, y ese debe ser también el norte de cada uno, procurar ser aprobados por el Rey de reyes a causa de nuestra integridad.

Salmo 26
Puntúa este artículo


Quizá te interese